La geolocalización, un valor añadido para la empresa

El término geolocalización hace referencia a un sistema que poco a poco ha ido abriéndose paso a través de los diferentes ámbitos y formas de aplicación, hasta convertirse en parte de nuestro día a día.

Su uso cotidiano se extiende desde los servicios de GPS para llegar a un lugar determinado, hasta numerosas aplicaciones móviles que permiten encontrar -a partir de nuestra ubicación- establecimientos, pisos en alquiler, ofertas de empleo… Además, el ámbito deportivo también ha querido darle utilidad, ya que a partir de la geolocalización puede registrarse, por ejemplo, el recorrido de una carrera y la velocidad media del entrenamiento.

La importancia y versatilidad de la geolocalización es tal que ya se postula como un elemento imprescindible para las empresas y, concretamente, para la gestión de recursos humanos.

Este sistema consiste en determinar la localización geográfica a través de cualquier dispositivo que disponga de GPS (Global Positioning System) con el fin de saber el punto exacto en el que se encuentra una persona u objeto. Además, también integra la tecnología RFID (Radio Frequency Identification), que trabaja bajo radiofrecuencia y permite, por ejemplo, detectar en un museo cuando alguien se acerca demasiado a una obra de arte. Pero, ¿de qué manera podemos implementarla en el ámbito laboral para sacarle el máximo partido?

 

La geolocalización en la gestión de Recursos Humanos

El uso de la geolocalización además de ofrecer una mejora en la experiencia del usuario (UX), tiene como objetivo rentabilizar el tiempo y aumentar la eficacia del negocio. Esto se traduce en:

  • Rapidez. Al tener localizados a los trabajadores, en caso de tener que asignarles una tarea determinada, será más fácil otorgársela al que se encuentre más cerca. De esta manera, se consigue una importante disminución en el tiempo y distancia de desplazamiento, aprovechando al máximo el tiempo y mejorando la eficiencia. Asimismo, al saber dónde se llevan a cabo determinados trabajos, los empleados tienen la capacidad de solucionar los problemas que surgen en ese mismo momento.
  • Eficacia. Otro de los usos que se le da a la geolocalización es el de comprobar la eficacia de las rutas efectuadas por el personal, confeccionando un registro de las visitas, la duración y los kilómetros realizados. De este modo, también se podrá aumentar la seguridad de los trabajadores evitando así que se produzca un exceso en la carga de trabajo, garantizando un control justo. En eventos con varias salas, por ejemplo, se puede conocer a partir de la tecnología RFID, integrada en las acreditaciones de los asistentes, cuáles son las más concurridas y en qué momentos.
  • Automatización. Dentro de las posibilidades que ofrece la geolocalización, el Geofencing va un paso más allá. Con esta tecnología las empresas pueden configurar sus sistemas para recibir notificaciones y registrar el ingreso o la salida de determinados empleados o vehículos. Esto, implica la posibilidad de fichar a través de este sistema, suponiendo un ahorro de tiempo al simplificar considerablemente el proceso.

En este sentido hay que destacar que el objetivo de la geolocalización en el ámbito laboral no es el de controlar al trabajador, sino ofrecer un mejor servicio al cliente, además de detectar situaciones complejas que puedan suponer un riesgo. Por ejemplo, si un reparto va a retrasarse, la empresa será notificada gracias al geofencing y podrá anticiparse para solventar el problema.

 

Principales sectores de aplicación de la geolocalización

Con el fin de optimizar al máximo sus servicios, las empresas han ido introduciendo la geolocalización en su entorno laboral, adaptándose a las necesidades y exigencias del mercado y de los consumidores en los diferentes sectores.

El sector del transporte es quizás donde más se utiliza este sistema. Comprobar donde se encuentra la mercancía a tiempo real tanto por parte de la empresa como por parte del cliente, programar las paradas del reparto o los cambios de planes y la gestión de las rutas por las que pasará, son algunas de las ventajas de la geolocalización en este ámbito.

En lo referido a la logística dentro de una empresa o almacén, la geolocalización es utilizada para ubicar mercancías a través de la RFID. Por ejemplo, si un palé lleva instalado un localizador, la carretilla que tiene que transportarlo podría incluir un lector para comprobar que es esa la carga correcta, eliminando así cualquier margen de error.

Otro de los usos dentro de este sector sería la elaboración de inventarios, ya que gracias a este sistema todo estaría más automatizado, optimizando el tiempo empleado por los trabajadores.

En la organización de eventos la geolocalización resulta de gran utilidad, puesto que ofrece muchas facilidades a la hora de planificar una conferencia a partir del sistema de radiofrecuencia, como configurar el proyector para que cuando el conferenciante se aproxime este se ponga en marcha automáticamente.

A la hora de gestionar las acreditaciones y la organización logística del evento, la geolocalización permite, por ejemplo, el acceso directo a zonas VIP o comprobar al instante cuánta gente hay en cada espacio con el objetivo de optimizar sus recursos humanos en función del aforo de cada sala.

Por otro lado, el Marketing o Geomarketing utiliza la geolocalización a partir del SIG (Sistema de Información Geográfica), método que se emplea fundamentalmente para resolver problemas complejos de planificación y gestión a través de la información geográfica almacenada.

De esta manera, el geomarketing se implementa para llevar a cabo análisis geográficos, evaluando así cuál es el lugar idóneo para ubicar un negocio, llevando a cabo una segmentación de públicos por zonas o para mejorar la gestión de la empresa, ya que a través de todos estos datos se podrán tomar decisiones más sólidas.

La geolocalización tiene un valor añadido para las pymes, ya que permite a los clientes y usuarios encontrar oficinas y establecimientos con más facilidad, además de sugerirlas a quienes estén cerca. A través de webs y directorios especializados, las pymes pueden aprovechar la geolocalización para mejorar su posicionamiento y dar a conocer su establecimiento sin necesidad de hacer grandes inversiones en publicidad.

Otros sectores para los que la geolocalización es de gran interés son el turismo y la hostelería. Al igual que las pymes, estos negocios podrían beneficiarse de todas las ventajas que esto implica: en el caso del turismo, para conocer el tiempo de espera de un autobús o tren, por ejemplo; y en el caso de la hostelería, para conocer el estado de un pedido a domicilio, entre otras ventajas.

 

La geosocialización, más allá de la ubicación

La geosocialización es la geolocalización aplicada a las redes sociales. Este sistema, al igual que en los sectores anteriores, es muy utilizado en redes sociales para mostrar el lugar exacto en el que te encuentras o en el que has estado.

La amplia mayoría de redes sociales lo utilizan de forma muy parecida, es decir, en ellas puedes al subir tu foto y/o comentario incluyendo el lugar en el que te encuentras, pudiendo incluso etiquetar a los propios comercios o empresas cercanas. Así, cuando otros usuarios interesados quieran saber algo acerca de dicho lugar, solo tendrán que buscar la ubicación en la plataforma, pudiendo ver todo aquello que han compartido los demás usuarios. De la misma forma, al tener activada la localización de tu teléfono móvil, te pueden sugerir lugares que tienes cerca de ti o aquellos en los que tus contactos han estado.

La principal ventaja de la geosocialización es que el usuario además de saber y conocer el lugar exacto en el que se encuentra el negocio y cómo llegar hasta él, puede opinar sobre el mismo. Igualmente, la empresa puede sugerir ofertar puntuales a aquellos que se encuentren dentro de su círculo de localización.

En relación a esto, el empresario puede conocer el número de personas que han visitado el negocio o cuáles son sus principales puntos fuertes y débiles a partir de las opiniones de los clientes, pudiendo reforzarlos o poner en marcha nuevas iniciativas para poder optimizar al máximo sus recursos humanos.

Algo que le otorga un valor añadido a la geolocalización es su uso para la búsqueda de ofertas de trabajo por proximidad, pudiendo ver todos los empleos en una zona limitada y saber los lugares en los que se encuentra el mayor número de ofertas. De la misma manera, aquellas empresas que busquen talento podrán verlos y tener acceso a sus currículums.

Y tú, ¿utilizas la geolocalización en tu empresa?