Tiempo medio de lectura: 4 minutos.

Los avances tecnológicos y la creciente interconexión del mundo están provocando que las barreras espaciales y temporales vayan perdiendo importancia. Estas tendencias inciden en el mercado laboral, que se está adaptando en consecuencia. El Informe Flexibility El futuro del trabajo de Randstad Research refleja que el 40% de los trabajadores del sector empresarial participan en la producción para satisfacer la demanda final de otros países, una prueba clara de la globalización.

Los trabajadores más cualificados viven en las grandes ciudades

La globalización no solamente se está traduciendo en la eliminación de fronteras, sino que además está convirtiendo a las ciudades en los centros neurálgicos de las actividades comerciales. Este fenómeno provoca que la población se concentre cada vez más en las zonas urbanas, ya que allí se encuentra el mayor volumen de trabajo, una tendencia conocida como urbanización.

El citado Informe de Randstad muestra con claridad un cambio vertiginoso en esta dirección durante las últimas décadas, especialmente en los países más desarrollados. Mientras a mediados del siglo XX la mayoría de ellos no llegaban las 60 % de población urbana, en la actualidad prácticamente todos superan esa cifra, rebasando el 80 % en numerosos países (Reino Unido, Australia, EEUU, Japón, etc.).

Si ponemos el foco en España, durante el siglo pasado el proceso de urbanización se daba del pueblo a la ciudad (éxodo rural) hacia las zonas industriales. En cambio, en el siglo XXI se está produciendo un éxodo urbano (de ciudades pequeñas a las principales metrópolis, como Madrid o Barcelona), buscando los empleos más cualificados. El Confidencial señala que el 40 % de los puestos de alto nivel tecnológico del país se encuentran en la región madrileña.

Si volvemos al contexto internacional, de nuevo el informe revela que en Estados Unidos la proporción de personas en edad laboral con educación secundaria o superior en lugares densamente poblados (7.000 habitantes por km2) duplica a la de aquellos de menor densidad (10 habitantes por km2). Estos datos son otro indicativo de la relevancia de las grandes ciudades a nivel laboral.

La diversidad de relaciones laborales aumenta

La revolución industrial supuso un gran cambio en la forma de trabajar, dando lugar posteriormente a la jornada laboral. En los últimos tiempos, la revolución digital está trayendo consigo variaciones más rápidas. Este contexto tecnológico propicia que las necesidades productivas cambien constantemente, de ahí que los perfiles profesionales sean cada vez más diversos, así como la tipología de las relaciones laborales.

El modelo trabajo necesariamente presencial ligado a un horario fijo no tiene demasiado sentido en un escenario laboral en el que el momento y el lugar tienen menos relevancia que nunca. Por ello, las condiciones de trabajo flexibles son cada vez más protagonistas en las empresas, ya que, además, las configuraciones familiares y los hábitos de vida son diversos. Algunos ejemplos de prácticas de este tipo son: teletrabajo, permisos familiares, flexibilidad de hora de entrada y salida, etc.

Este fenómeno también se manifiesta en las relaciones laborales, que cada vez son más diversas. Una tendencia que refleja el citado informe de Randstad, donde, a pesar de que el trabajo estándar sigue predominando, se puede apreciar un aumento generalizado del empleo atípico a nivel europeo, aunque en España es menos notorio.

Un elemento que tiene gran influencia en este incremento de la diversidad de formas de trabajo es la online gig economy, un modelo económico basado en encargos bajo demanda mediante plataformas digitales, en el que han triunfado numerosas startups como Uber o Airbnb. En esta modalidad, los profesionales actúan de manera remota y no necesitan reunirse en persona con sus compañeros o responsables.

La online gig economy representa la principal fuente de ingresos para el 2% de los adultos de la Unión Europea.

La online gig economy ya es una realidad en Europa, ya que representa la principal fuente de ingresos para el 2 % de los adultos de la UE. En Estados Unidos, su influencia es aún mayor, representando más del 25 % de participación entre los profesionales. Además, para un 10 % de ellos es su trabajo central.

Esta irrupción no solamente se debe al desarrollo tecnológico (apps, servicios en línea, etc.,), sino también a la citada demanda de flexibilidad que tienen los profesionales actualmente, quienes prefieren desempeñarse en un empleo con un mayor grado de autonomía como los que ofrece esta modalidad. Además, en estos tipos de relaciones laborales se da más importancia a los resultados que al tiempo, por lo que la productividad es mayor.

La tecnología y los nuevos patrones de comportamiento humano están favoreciendo que la visión sea mucho más global en todas las actividades económicas. Como consecuencia, el mundo del trabajo está sumido en una gran revolución que está redefiniendo las formas de empleo. Conocer estas tendencias del mercado laboral es esencial para que consigas adaptarte a las condiciones presentes y futuras.

¿Quieres descubrir mucho más? ¡No te pierdas el informe completo!