Tiempo de lectura: 5 minutos

Sin olvidar todo lo vivido, y, sobre todo, las enseñanzas que nos ha dejado el 2020, es el momento de dejarlo atrás y afrontar el 2021 como un año prometedor al que hemos llegado reforzados, con la motivación necesaria para cumplir todas las metas que quedaron truncadas durante la crisis sanitaria.

Un repaso al año más crítico de la última década

Hacer un balance del año es importante para que tomes conciencia de qué ha sucedido en tu organización. ¿Qué ha perdido? ¿Qué ha ganado? ¿Qué transformación ha experimentado? Solo así podrás orientar tus próximos pasos.

Ser consciente del comportamiento global y sectorial del mercado laboral es también clave para ampliar tu punto de vista y tener un contexto sólido con el que medir tus expectativas. Para analizar sus vaivenes, puedes consultar toda la información de la repercusión de la crisis y su recuperación en la nueva web de Randstad Research, nuestro centro de estudios cinco años líder en España.

Pero… ¿qué debes quedarte realmente de lo vivido en este año? Haz acopio de todo lo que has aprendido, porque será tu mayor refuerzo para seguir avanzando en el camino.

  • A afrontar una crisis inesperada y mejorar tu capacidad de respuesta.
  • A vivir el día a día sin la seguridad de la planificación a largo plazo.
  • A ser más flexible y adaptarte a un escenario cambiante.
  • A confiar en tus equipos, otorgándoles una mayor autonomía.

Claves del futuro del panorama corporativo.

Tal y como concluía nuestro informe Talent Trends & Covid, las empresas que fuesen capaces de hacer inversiones inteligentes serían las que más reforzadas saldrían de la crisis. Tecnología y personas son los ejes de transformación, los pilares en la evolución del mercado laboral, y en torno a ellas giran las principales tendencias que protagonizarán el 2021, sobre las que puedes orientar tus propósitos.

  • Digitalización

En nuestro último webinar organizado por Randstad Technologies, los participantes analizaron las principales tendencias tecnológicas en la que invertirán las empresas, ahora y en los próximos años. No son especialmente novedosas, pero no dejan de perfeccionarse y dar nuevas respuestas a las crecientes necesidades de las organizaciones. Cloud, big data, automatización… son conceptos cada vez más familiares.

El teletrabajo es otro punto al que no estaríamos dedicando tantas atenciones si no hubiese sido por la crisis sanitaria. La cifra de trabajadores en remoto se triplicó en 2020 respecto a 2019. Una buena experiencia fue la garantía para que hoy el 63 % de los españoles crean firmemente en su permanencia.

Por todo ello, las organizaciones deben adoptar una mentalidad digital y promover en sus profesionales la adquisición de competencias digitales.

  • Humanización

Contar con un equipo capacitado, flexible y con una gran capacidad de adaptación, ha sido clave para superar con éxito los obstáculos que se planteaban. Apostar por el mejor talento debe ser siempre uno de tus mayores propósitos, no solo a la hora de conseguir nuevas incorporaciones, sino también de fidelizar a los ya presentes.

Una estrategia potente de employer branding, sumada a una gran cercanía y comunicación, son claves para lograr un engagement positivo.

Y, por supuesto, promover una gestión corporativa en valores es la mejor forma de demostrar la conciencia y responsabilidad social, y un fuerte compromiso con el valor humano.

  • Reinvención

En un momento en el que parece que atravesamos un periodo de mayor estabilidad, pese a que la pandemia sigue presente, ya es posible ampliar las miras y pensar en el medio y largo plazo. Practica el gap analysis: revisa qué habías planificado, qué estrategias aplicaste y qué resultados obtuviste, y detecta las posibles brechas. ¡Conviértelas en oportunidades! Es el momento de reinventarte y resurgir.

¿Cómo cumplir tus propósitos?

Con tus objetivos claros en mente, la clave para lograr el éxito es mantenerlos presentes a lo largo de todo el año y no solo en enero. Una de las razones por las que los propósitos de año nuevo fracasan es la pérdida de motivación. Enero arranca con las pilas cargadas, y los esfuerzos se desinflan si no se cumplen los objetivos de forma instantánea, si llegan imprevistos o, sencillamente, quedan aparcados frente a otras prioridades de mayor urgencia.

  • Márcate objetivos ambiciosos pero realistas.

La ambición es un rasgo positivo y es muy necesaria para lograr un crecimiento, un inconformismo sano mantiene viva la chispa, la vocación por una mejora constante. Sin embargo, debes tener en cuenta tus posibilidades reales. Sé optimista y trata de dar siempre un paso más allá, pero no intentes construir la casa por el tejado. De hecho, en Randstad Valores aprendimos con Javier Fernández que es preferible ir marcándote pequeñas metas, cada vez más grandes, para sentir un verdadero avance. Plantéate objetivos que puedas alcanzar y medir mes a mes, y una meta final, un gran reto, que en diciembre de 2021 te permita decir con satisfacción: lo he logrado.

  • Prepárate para posibles imprevistos.

Si algo nos ha enseñado el 2020 es que nunca podemos confiarnos, hemos aprendido a permanecer alerta. Los contratiempos pueden llegar de la forma más inesperada, y totalmente ajena a nuestras posibilidades. Configura un plan de contingencia y garantiza que cuentas con un equipo muy flexible, capaz de afrontar los retos que se planteen y de lograr que todos los propósitos se cumplan.

  • Supera tus retos con Randstad a tu lado.

Durante todo 2020, que pasará a la historia como uno de los años más difíciles de nuestras vidas, permanecimos siempre a tu lado, y lo demostramos cerrándolo con un nuevo récord de satisfacción por parte de nuestros clientes.

Tu confianza nos define y trabajamos por seguir mejorando cada día para dar respuesta a tus necesidades.

¡Y mucho más! ¡Descubre todo lo que podemos hacer por ti y contacta con nosotros!