nomina-880.jpg
Forma parte de la rutina de cualquier trabajador; a finales o principios de mes, se recibe un documento muy importante: la nómina.

Este recibo que entregan todas las empresas, acredita el salario recibido y justifica de forma documental varias cantidades económicas a deducir o percibir, además de distintas informaciones sobre la compañía en cuestión.
Es, en definitiva, un escrito fundamental, tanto para la contabilidad de la empresa como para que el empleado disponga del conocimiento necesario de su retribución y relación contractual.

Pese a su trascendencia y cotidianeidad, esta factura laboral no es siempre entendida o interpretada correctamente por todo el mundo.
Las siguientes líneas de este post tienen como objetivo intentar clarificar esos apartados y palabras técnicas de la nómina que, en ocasiones, no terminan de quedar del todo claras.
¿De qué está compuesta la nómina? Su estructura general
La nómina suele estar dividida en cuatro partes fundamentales:
1. El encabezado: en esta sección superior, se incluyen los datos identificativos tanto del empleador como del empleado. Nombre, domicilio, códigos de cuentas, grupo de cotización, tiempo en la empresa…toda la información básica necesaria.
2. Devengos: las cantidades económicas que percibe el trabajador por conceptos varios. Hay dos tipos, salariales y no salariales.
3. Deducciones: las cantidades descontadas a los devengos; lo que se aporta a la Seguridad Social y al IRPF. Y lo más importante, el líquido a percibir.
4. Bases: en esta última parte se detallan las bases de cotización y de IRPF.
Vamos a ver en profundidad los dos bloques más complejos, devengos y deducciones.
Los devengos
Como se ha mencionado anteriormente, hay dos tipos de devengos: los salariales y los no salariales.
La principal diferencia a nivel técnico entre los dos es que, algunos de los No salariales no tienen que pasar por cotización a la Seguridad Social ni retenciones de IRPF.
A continuación, pasamos a explicar y resumir los diferentes casos que se incluyen en estos dos tipos.
1. Los salariales son, en pocas palabras, las contraprestaciones económicas por el trabajo efectuado. Pueden tener diferentes partidas:
  • Salario base: es el salario que recibe el trabajador en base a su contrato, categoría y Convenio Colectivo
  • Complementos: son diferentes abonos que vienen a complementar el salario por resultados, responsabilidades, horas extras (retribuciones puntuales debido a la superación de las horas establecidas en el horario habitual del trabajador) o conocimientos, por ejemplo.
  • Salario en especie. El salario en especie es la parte de la remuneración salarial consistente en la prestación por parte de la empresa al trabajador de determinados servicios o bienes, que no forman parte del salario base, por ejemplo, un vehículo.
  • Pagas extraordinarias

2. Los no salariales son distintas percepciones de carácter indemnizatorio o de restitución. Hay dos casos principales:
  • Indemnización o suplido: pagas en caso de despedido, suspensión o traslado, por ejemplo, o también devoluciones por gastos que ha tenido que hacer el trabajador en su puesto, en transporte o comida, por ejemplo.
  • Prestaciones e indemnizaciones a la Seguridad Social: gastos a cuenta de la empresa por indemnizaciones concretas relacionadas con el ámbito de la Seguridad Social, como la incapacidad temporal.

Las deducciones
Seguridad Social: la aportación del trabajador a las cuotas del Régimen General de la Seguridad Social.
Hay distintos tipos y porcentajes en las deducciones , por contingencias comunes, desempleo, formación profesional y horas extras.
IRPF: la empresa retiene al trabajador el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas, que va en función de su salario, contrato laboral y su situación personal. Es un porcentaje aplicado a la totalidad de las percepciones económicas y que se abona a la Hacienda del Estado.
La nómina es un registro básico del trabajo, lleno de información útil para todas las partes en el ámbito laboral.
Esperamos haber sido de ayuda para que, a partir de ahora, puedas entender tu nómina.

​​