repartidor.

 

Trabajar como mensajero o repartidor es una opción muy interesante como empleo fijo y estable, pero también para aquellas personas que desean obtener un dinero extra o pagar sus estudios. Ofrece buen rendimiento por horas, una interesante flexibilidad horaria y lo podrás compaginar fácilmente con otras actividades. Sigue leyendo y descubre cómo puedes convertirte en un repartidor.

ver ofertas de repartidor

¿qué es un repartidor?

Se trata de un profesional cuya función es entregar mercancías, comida, paquetes o documentos a personas, empresas o instituciones. Para ello, generalmente utilizan un vehículo adecuado a tales necesidades. Puede ser desde una simple bicicleta o patinete eléctrico hasta un camión de reparto. Todo depende de las características de los paquetes. No es lo mismo una pizza que una lavadora o cualquier paquete de gran volumen.

rol de repartidor

Piensa que, hoy en día, en nuestra sociedad los repartidores son profesionales indispensables. ¿El motivo? El comercio online es un recurso cada vez más popular entre los consumidores. Y, para disfrutar de los productos adquiridos en su hogar, necesitan que haya una persona que se encargue de recogerlos en el almacén y llevarlos hasta sus casas.

No importa si se trata de la comida de un restaurante, de un ordenador portátil o de prendas de ropa. Prácticamente, todos los negocios que operan a través de internet cuentan con un equipo de mensajeros o, en su defecto, con una empresa de mensajería asociada que se encarga de la distribución. Así que, como profesional de este sector, tienes un futuro prometedor por delante.

1.- funciones de repartidor

Desde el mismo momento en el que firmes el contrato y ocupes tu puesto, tendrás que encargarte de todas estas tareas:

  • Planificar el horario y la ruta de reparto.
  • Ordenar la mercancía en función de la planificación anterior.
  • Conducir el vehículo de reparto hasta los diferentes destinos incluidos en la ruta.
  • Descargar los productos y llevarlos hasta el domicilio o negocio del cliente.
  • Comprobar la identidad de la persona que recibe la mercancía.
  • En algunos casos, recibir el pago por la mercancía.

2.- salario medio de repartidor

La demanda de profesionales de este tipo es cada vez mayor y, por tanto, las condiciones de trabajo cada vez son mejores. Eso sí, el salario medio que percibirás dependerá bastante de la empresa para la que repartas. Por ejemplo, el salario medio de un rider está fijado con los sindicatos en 8,5 euros la hora, lo que viene a ser unos 1.360 euros al mes.

No obstante, hay compañías que llegan a ofrecer más de 1.500 euros brutos al mes. También cabe reseñar que hay buenas oportunidades de ascenso. Los chóferes y los jefes de equipo cobran entre 300 y 500 euros brutos más. Tendrás la posibilidad de llegar a estos puestos acumulando años de experiencia.

Por otra parte, incrementar tus ingresos es una opción factible si tienes la posibilidad de:

  • Tener cierta flexibilidad para desempeñar alguna hora extra.
  • Trabajar por las noches.
  • Mantenerte disponible durante los fines de semana y los días festivos.
  • Ofrecer tu propio vehículo para realizar el reparto.

Estas oportunidades pueden aumentar tu salario al final de mes y proporcionarte un plus económico nada desdeñable.

El salario medio del que estamos hablando se refiere a una jornada normal de 8 horas en horario de mañana o tarde. Sin embargo, este sector también ofrece la posibilidad de trabajar media jornada. ¿Necesitas un trabajo flexible? Este puede ser el más adecuado para ti.

3.- tipos de repartidor

No existe un único tipo de mensajero. A continuación se analizan los más habituales:

  • Riders. Se caracterizan por ir en bicicleta de un punto a otro cargados con una mochila en la que llevan los artículos a repartir. Solo desempeñan su actividad en entornos urbanos. Generalmente, actúan como colaboradores de plataformas online de reparto. También pueden desplazarse en moto o patinete eléctrico.
  • Chóferes. Son quienes conducen las furgonetas y camiones de reparto. Por ello, necesitan permisos de circulación especiales. Sobre todo si reparten mercancías peligrosas como bombonas de butano, por ejemplo.
  • Ayudantes de reparto. Acompañan a los chóferes y les prestan ayuda a la hora de realizar el reparto. Son especialmente imprescindibles cuando una sola persona no puede encargarse de trasladar el producto hasta el hogar o las instalaciones profesionales del cliente.

4.- trabajar como repartidor

El trabajo dentro de una empresa de mensajería y reparto implica unas competencias muy concretas. Estas van más allá de las funciones asociadas al puesto de trabajo (cargar la mercancía en tu vehículo, trasladarla hasta el domicilio del cliente siguiendo la ruta establecida, conducir con habilidad, etc.) y hacen referencia a las cualidades y destrezas que son necesarias para desempeñar el trabajo.

A continuación se explica detalladamente qué te puede exigir este trabajo; así podrás saber si el trabajo de repartidor se adecua a tu personalidad y habilidades laborales. Además, vamos a explicarte otras características directamente relacionadas con el puesto de trabajo tales como el horario de tu jornada laboral o la formación que vas a necesitar para desempeñar tu trabajo con eficiencia. Sigue leyendo y toma nota de todas estas consideraciones.

cualidades y responsabilidades

El trabajo de repartidor va a demandarte una buena condición física. Es importante pues, mantenerte en forma y proactivo, pues nos exigirá cierto esfuerzo físico. Procura estar mentalizado para ello. Al empezar la jornada laboral, tendrás que cargar el vehículo con toda la mercancía y repartirla por los domicilios, con el ajetreo que esto conlleva.

Si tu contrato es como “rider”, tendrás que montar en bici muchas horas y conducir con cierto desparpajo. Al cabo de varios días, comprobarás como tu condición física mejora con creces.

Por otro lado, ¿alguna vez te han comentado que eres una persona que planifica muy bien su tiempo? Si posees esa aptitud te puede venir muy bien en este tipo de trabajo. Ser repartidor exige buenas habilidades organizativas. El tiempo es oro y saber planificar las rutas y optimizar el espacio de transporte te ahorrará mucho esfuerzo. Es más, si desarrollas esas cualidades, te cuadran los horarios y así lo prefieres, podrás ganar más dinero trabajando horas extras o colaborando con aquellas compañías que operan mediante aplicaciones móviles.

En algunos casos, tendrás además, que tener en cuenta algunos puntos relevantes como los siguientes:

  • En algunas ocasiones tendrás que asumir la función de promocionar otras ventas y nuevos artículos de la empresa. Algunas compañías piden este plus, que posiblemente te ayude a acumular comisiones y ganancias.
  • Es muy importante cubrir, cuidar y proteger el material que vas a entregar. Entre tus funciones está la de garantizar que el envío se efectúa en perfectas condiciones.
  • La entrega de un determinado reparto te exigirá cuidar tu presencia e indumentaria. Procura mantener un aspecto serio y de trabajo. En algunas empresas, estas facilitan un uniforme a las personas empleadas. La imagen de la empresa es importante.

entorno laboral como repartidor

El grueso de la jornada laboral de los repartidores se desarrolla en exteriores y a bordo de vehículos de distinta índole. En este sentido, deberás saber coordinarte con los responsables del almacén o local comercial en el que recojas los pedidos para, posteriormente, establecer las rutas y llevar los productos hasta el domicilio del comprador.

En la mayoría de los casos, pasarás solo casi todo el tiempo. Pero, si trabajas como chófer de reparto o como ayudante del conductor, tendrás compañía. También deberás estar al corriente del uso de nuevas tecnologías, puesto que la mayor parte de los avisos te llegarán a través de tu teléfono móvil. Esa es la herramienta que tendrás que usar también para coordinar con el cliente la entrega.

horario de trabajo

Sin duda, se trata de uno de los principales atractivos del trabajo de distribuidor o mensajero. En líneas generales, se caracteriza por la flexibilidad. Es cierto que las empresas de mensajería tradicionales te ofrecerán un horario laboral convencional de 40 horas a la semana (o de media jornada, según el caso). Eso significa que deberás realizar jornadas de 8 horas diarias en horario de mañana o de tarde. No es habitual que estas compañías te brinden la posibilidad de trabajar por la noche.

Pero, si te interesa el horario de noche con el fin de compaginar tu trabajo como mensajero con tus estudios, existen alternativas. Es el caso, por ejemplo, de las compañías de reparto que ofrecen sus servicios a través de riders y similares. Esto te concederá total flexibilidad y una remuneración más que interesante.

¿quiénes son tus compañeros como repartidor?

A la hora de desarrollar tus funciones como profesional del reparto a domicilio tendrás que trabajar estrechamente con los siguientes profesionales del sector:

  • Otros mensajeros. Con ellos deberás coordinarte a la hora de cubrir determinadas rutas y áreas de trabajo. Solo así lograréis una gran eficiencia para la empresa que os haya contratado y sacar el máximo partido a vuestra jornada laboral.
  • Mozos y gestores de almacenes. Serán los que pongan a tu disposición la mercancía para que la puedas transportar hasta su destino. Tener un trato fluido con ellos también influirá notablemente en tu capacidad para realizar un trabajo de calidad.
  • Chóferes. Son los responsables de conducir la furgoneta o camión hasta cada punto de entrega para que, posteriormente, tú le entregues el paquete al cliente. Eso sí, en algunos casos concretos, dependiendo de la empresa en cuestión, tú podrías llevar a cabo esta función. Sobre todo si cuentas con los permisos adecuados.

perspectivas de empleo

Las perspectivas de trabajo para los repartidores son excelentes en la actualidad. La razón fundamental es el auge del comercio electrónico. Las ventas online se han disparado a causa de la pandemia y, hoy en día, prácticamente todos los negocios operan a través de internet. De hecho, casi todo el mundo afirma comprar con cierta asiduidad a través de este canal.

Por tanto, la demanda de mensajeros es cada vez mayor. Asimismo, aunque no tengas en mente que esta será la profesión que desempeñarás en el futuro, puede venirte muy bien. Gracias a ella adquirirás una gran variedad de habilidades muy valoradas como, por ejemplo, organizativas, de control horario o de conocimiento del tráfico de tu ciudad. También aprenderás a relacionarte con los clientes y cómo funciona una cadena logística de reparto.

ventajas de trabajar con Randstad como repartidor

Encontrar tu nuevo trabajo de mensajero a través de Randstad te brindará todas estas ventajas:

  • Tendrás a tu disposición en todo momento a un consultor con experiencia que te ayudará en lo que necesites.
  • Encontrarás multitud de ofertas laborales en tu zona.
  • Además de al trabajo, accederás a numerosas oportunidades de formación y desarrollo.
  • Optarás a diferentes tipos de contratos según tus posibilidades y tu tiempo disponible.
  • Cobrarás puntualmente cada mes o semana, según las características del empleo.

¿Quieres tener un contrato indefinido? Es lógico. Hay muchas empresas que acuden a Randstad para realizar los primero contratos, y luego, tras un periodo de prueba, contrata directamente a los empleados. Los contratos con Randstad te facilitará adquirir un poco de experiencia y te abrirá una puerta a esta contratación directa.

5.- educación y recomendaciones formativas

El trabajo de repartidor no exige una cualificación académica muy elevada. De hecho, en la mayoría de los casos es suficiente con disponer del graduado escolar, el bachillerato o un ciclo de formación profesional de grado medio. Esto último es muy importante. Actualmente, los ciclos formativos de formación profesional relacionados con la logística son requisitos que establecen varias empresas. ¿El motivo? Permiten al trabajador saber cómo funcionan las cadenas de reparto antes de entrar a formar parte del equipo.

Por otra parte, es indispensable obtener al menos el permiso de conducir B en España, que habilita a la persona para conducir coches y vehículos ligeros, y también permite llevar motos y ciclomotores. Los demás permisos (C y D) son complementarios, pero no son imprescindibles.

Por tanto, formarte en logística también es una idea excelente. Este tipo de cursos elevan las posibilidades de acceder a un empleo como mensajero y de ascender dentro de aquellas empresas que te contraten o de otras que se interesen por ti. No hay que olvidar que la profesión de repartidor es muy dinámica y que, en estos momentos, la demanda es muy alta. Ten en cuenta que estamos ante un sector en auge que va consolidándose y que ofrece a los trabajadores oportunidades de desarrollo, permanencia y evolución. Vivimos un momento al alza de los repartidores.

Una recomendación que siempre va de la mano del trabajo de repartidor es la de manejar la normativa en materia de seguridad, salud y prevención de riesgos laborales. Todo eso es un plus para las empresas y para tu propia seguridad laboral.

Además, es importante disponer de los principales permisos de circulación de vehículos, como mínimo del A (motocicletas) y del B (coches convencionales). Si consigues el B+E o el C se te abrirá un mundo de posibilidades. Así te adaptarás tanto a vehículos ligeros como a furgonetas y camiones de mayores dimensiones. La versatilidad está muy bien valorada por las empresas

habilidades y competencias

¿Sabes cuáles son las habilidades fundamentales que necesitas para trabajar como distribuidor o mensajero en una empresa de reparto? Te las mostramos a continuación:

  • Contar con una buena forma física tanto si se trata de realizar el reparto en bicicleta como de ocuparte de cargar la mercancía en camiones y furgonetas. Algo especialmente importante si vas a trabajar con maquinaria u otras mercancías pesadas.
  • Conocer bien el callejero de la ciudad en la que vas a trabajar. Así ahorrarás mucho tiempo en transporte y serás más eficiente.
  • Tener capacidad suficiente como para gestionar grandes cargas de trabajo. La organización es imprescindible en este sentido.
  • Saber trabajar bajo presión ya que, muchas veces, dispondrás de muy poco tiempo para efectuar cada entrega. Piensa que el tráfico puede condicionar, y mucho, tu capacidad productiva y de entregar los paquetes a tiempo.