entrevista-juan-pedro-herrera-lilly-880.jpg
Juan Pedro Herrera, Director de RRHH de Lilly
La totalidad de la plantilla de Lilly, distribuida alrededor de 150 países, comparte tres valores clave; la búsqueda de la excelencia y la mejora continua, el respeto por las personas y la integridad.

El 52% de la plantilla de Lilly está formada por mujeres y en España cuentan con empleados de hasta 16 nacionalidades. ¿Qué ventaja competitiva les aporta?
Para nosotros, la igualdad de género es un tema de principios, aunque todavía quede mucho camino todavía por recorrer. En los últimos años, Lilly ha eliminado muchos de los obstáculos con los que la mujer se ha topado tradicionalmente para desarrollar su carrera profesional y, en ese sentido, hemos fortalecido nuestros programas de conciliación, facilitando la reducción de jornada, excedencias, el teletrabajo, etc.
De hecho, contamos con grupos de trabajo que se dedican precisamente a temas de diversidad, porque, al final, lo que buscamos es talento y nos es indiferente si lo hallamos en un hombre o en una mujer.
En las promociones internas se engloban tanto hombres como mujeres; en los cursos de liderazgo incluso me atrevería a decir que hay más mujeres que hombres, y en los procesos de reclutamiento, si tenemos en cuenta que reclutamos en escuelas de negocio donde, en los últimos años vemos que cada vez hay más mujeres, es un hecho que forma parte de la total naturalidad.
Sucede lo mismo con la edad de la plantilla. En Lilly contratamos a mucha gente joven, con muy poca o nula experiencia laboral y, al mismo tiempo, contamos con perfiles más senior.
Se trata de una pluralidad que enriquece a la plantilla, porque de los mayores se adquiere experiencia, conocimientos, la visión y la perspectiva que te confiere el tiempo, etc. y de los jóvenes, frescura, innovación y entusiasmo.
¿Qué otros canales de reclutamiento utilizan, aparte de las escuelas de negocio?
Disponemos de un portal de empleo en la web de Lilly a nivel de España, Europa y EE.UU. donde todos aquellos que lo deseen consulten las vacantes que hay en cada momento.
También disponemos de un sistema de job posting interno, donde se publican vacantes para poder recurrir a los empleados con los que ya contamos antes de buscar fuera, lo que representa un excelente sistema para la promoción interna y el desarrollo de carrera que, además, la plantilla valora muy positivamente.


Una vez incorporado ese talento, ¿cómo logran fidelizarlo?

En el Employer Branding de la compañía hay un apartado muy importante a la hora de atraer talento que son los beneficios sociales y los planes de compensación (plan de pensiones, programas de conciliación por paternidad, complementos por enfermedad, etc.). También contamos con parking a disposición de todos los empleados, instalaciones deportivas, autobuses de empresa, etc. Se trata de una serie de intangibles que forman parte del sueldo.
El que yo considero más importante y que realmente fideliza a la plantilla es el hecho de que todas las posiciones directivas y gerenciales son ocupadas a través de promoción interna, con lo que existe una posibilidad real de que la mayoría de ellos consigan un puesto superior que satisfaga sus necesidades de desarrollo, bien sea en España u otro país.
Su red de ventas se distribuye por todo el país. ¿Qué retos conlleva gestionar a una plantilla dispersa geográficamente?
Para nosotros, lo más importante es la formación de los líderes que se encuentran a la cabeza de esa red. Un responsable de zona es el responsable de la compañía en esa zona, con lo que su liderazgo y su formación son fundamentales. Ese es el reto más importante.
Lilly cuenta con un Club del Voluntariado y una Fundación. ¿Qué formas adopta la RSC en la compañía?
Hace apenas un mes se celebró el Día de la RSC en la sede de Alcobendas, una jornada que este año ha sido especialmente significativa porque ha coincidido con el quinto aniversario del Club del Voluntariado, en la que participaronn el Comité de Dirección, el presidente de la compañía y los voluntarios y los empleados que lo desearon.
También celebramos el Día del Voluntariado, al menos, una vez al año. En la última edición, participaron 500 personas que se embarcaron en actividades de reforestación, llevaron a cabo juegos en un centro de personas con discapacidad, pintamos y acondicionamos otro centro, etc.
Aparte de todo eso, existen otras formar de colaborar, en un nivel más alto, a través de ONG internacionales.
Cada país emite un comunicado y los empleados que lo deseen pueden inscribirse para ir a India, Perú, África, etc. 15 días al año, trabajando sobre el terreno, y en España siempre se ofrecen tres o cuatro voluntarios.
También colaboramos con otras ONG en proyectos para atajar la esclerosis multiresistente en países como India, Rusia o Sudáfrica y lo hacemos a través de la donación de tecnología y recursos humanos para que esas enfermedades que todavía perduran sean erradicadas.

​​​​