¿qué es un analista funcional?

La figura del analista funcional es fundamental en todas las empresas. Tendrás un papel esencial a la hora de maximizar el potencial del software empresarial para alcanzar los objetivos de negocio y llevar a buen puerto los proyectos. Esto implica un alto nivel de especialización en determinadas áreas empresariales, así como un gran trabajo de estudio y conocimiento de los sistemas y procedimientos informáticos de la empresa. Tus análisis proporcionarán conocimientos útiles para mejorar los procesos empresariales. 

A diferencia de los programadores, que median entre el equipo técnico y los clientes, tus responsabilidades como analista funcional serán más amplias. Diseñarás sistemas informáticos, dirigirás seminarios y recopilarás y analizarás datos para realizar informes detallados. Asimismo, supervisarás la implantación de sistemas y te encargarás de formar a los usuarios para que los usen con las guías adecuadas.

Los requisitos académicos para el desarrollo de estas funciones suelen incluir una titulación en informática, aunque también hay perfiles en los que se demandan conocimientos de economía o de tecnología de la información. Las empresas buscan candidatos con experiencia profesional relevante, capacidades estratégicas y buenas habilidades comunicativas. También es importante saber trabajar bajo presión.

¿qué hace un analista funcional?

Un analista funcional se ocupa de evaluar los riesgos, la viabilidad y el impacto que tendrá la implantación de determinadas soluciones funcionales. Este trabajo también implica evaluar los plazos necesarios para el desarrollo del proyecto. A través de todas estas fases de trabajo irás empleando herramientas como flujos de datos y lenguajes de programación para describir con precisión el comportamiento del sistema y su estructura. Colaborarás con el equipo técnico e informarás a los directores de proyecto sobre los avances, garantizando una comunicación clara. Asimismo, respaldarás el trabajo de los desarrolladores durante la entrega e implementación del producto. 

Una de las funciones clave del analista funcional es coordinar a técnicos, programadores y clientes, facilitando un canal de comunicación eficiente y asegurando la ejecución del proyecto. Mantendrás a tus clientes informados sobre el estado del proyecto, redactarás informes de progreso e informarás al equipo de desarrollo de posibles cambios o peticiones específicas del usuario. 

Una vez completado el proyecto, el analista funcional se encarga de probar todo el sistema para garantizar su correcto funcionamiento. Emplearás simulaciones para detectar problemas, recopilarás toda la información relacionada con la aplicación y proporcionarás asistencia a los usuarios finales. 

¿Te interesa trabajar como analista funcional? Sigue leyendo para descubrir qué formación y habilidades necesitas para alcanzar el éxito en un puesto de analista funcional.

analista funcional

1

salario medio de un analista funcional

La alta demanda de analistas funcionales y la escasa oferta de perfiles especializados han propiciado que estos puestos de trabajo sean especialmente bien remunerados. Según la web de Tecnoempleo, el sueldo medio de un analista funcional en España está en torno a los 34000 euros anuales, pero puede ascender a los 44000 euros anuales si tienes la formación adecuada y algunos años de experiencia. 

En puestos de analista funcional sénior, el sueldo es aún mayor. En algunas empresas multinacionales del sector privado, los analistas funcionales con una larga trayectoria en una determinada industria pueden aspirar a sueldos por encima de los 70000 euros anuales. 

Las ofertas de empleo se suelen concentrar en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao, aunque existe la posibilidad de trabajar en remoto. Los salarios son más elevados en las grandes urbes, en las que se localizan las empresas más importantes. Es habitual que estas multinacionales ofrezcan a sus analistas funcionales bonificaciones conforme a la eficiencia de los resultados obtenidos y a la rapidez en la implantación de soluciones. 

¿Quieres saber más sobre los salarios en España y cuánto ganarás como analista funcional? Consulta nuestro informe de tendencias salariales.

2

tipos de analistas funcionales

Dependiendo del sector para el que trabajen, existen diferentes tipos de analistas funcionales. Tienes la posibilidad de trabajar en diversas áreas como el transporte, la industria alimentaria, la logística o la fabricación de productos. Las opciones de trabajo son muy extensas en cualquier empresa cuya productividad dependa estrechamente del uso de sistemas informáticos.  

Los analistas funcionales trabajan sobre todo en empresas de desarrollo de software para diferentes industrias y en la consultoría informática para empresas. No obstante, tu experiencia no tiene por qué limitarse a estos ámbitos. De hecho, los analistas funcionales trabajan también para los departamentos informáticos de grandes empresas, bancos y compañías aseguradoras, e incluso para la Administración estatal y local.

3

trabajar como analista funcional

El trabajo de un analista funcional es tan complejo como gratificante, y tiene una naturaleza colaborativa. Aquí encontrarás toda la información necesaria sobre tus funciones y responsabilidades, entorno de trabajo, horarios y oportunidades de crecimiento profesional en este puesto de trabajo.

4

formación y competencias

Para desarrollar una carrera como analista funcional deberás disponer de la formación adecuada y consolidar una serie de habilidades. Estas dotes y aptitudes son fundamentales para asumir las responsabilidades que conlleva este puesto. En general, para tener éxito en un trabajo como analista funcional necesitarás

  • formación académica. Estudios de grado (4 años de universidad) o estudios superiores (Formación Profesional FP) en áreas de negocios, informática, sistemas de información o tecnología de la información. Estas titulaciones te proporcionarán una visión general de las aptitudes técnicas y empresariales que necesitas para el desarrollo de tus funciones.  
  • formación práctica. Necesitarás adquirir experiencia en el sector en el que te hayas formado y en áreas relacionadas como la informática o la analítica empresarial. Estos conocimientos también te ayudarán a consolidar tu perfil profesional como analista funcional.  
  • especialización. Es importante que conozcas con detalle los sistemas utilizados en tu sector. Cada sistema presenta funcionalidades específicas. Conocer sus particularidades te ayudará a ser un analista funcional más versátil.  
  • conocimiento del sector. Deberás conocer las metodologías, las aplicaciones y los sistemas informáticos que emplea tu sector, como Oracle o SQL. Estas habilidades te facilitarán la adaptación a otros programas de desarrollo de procesos y a las diferentes técnicas de gestión existentes. 
  • aplicación de soluciones en la nube. Conocer las soluciones basadas en la nube y saber cómo aplicarlas en el ámbito empresarial te ayudará a impulsar tu carrera como analista funcional. 
  • experiencia. Una buena base sobre el terreno es siempre importante. En casos específicos, como los puestos de analista funcional en el sector financiero, necesitarás experiencia en sistemas de libro mayor. 
  • gestión de interfaces de software. La capacidad para guionizar y gestionar interfaces de software te resultará de gran utilidad. Estas habilidades te permitirán personalizar las aplicaciones para adaptarlas a las necesidades de cada negocio. 

aptitudes y competencias

Como analista funcional, deberás tener las cualidades necesarias para: 

  • liderar proyectos, tomar decisiones importantes e impulsar las diferentes fases del proyecto hasta su finalización
  • asesorar y dirigir a los miembros del equipo e influir en las partes interesadas
  • identificar retos y desarrollar soluciones innovadoras
  • analizar conjuntos de datos complejos, interpretar tendencias y proponer estrategias viables
  • entender los procesos empresariales y el ciclo de vida del desarrollo de software
  • elaborar y analizar procesos empresariales, identificar sus puntos débiles y sugerir mejoras
  • trabajar como parte de equipos interfuncionales
  • gestionar simultáneamente múltiples proyectos, priorizar tareas y cumplir con los plazos 

Aparte de todas estas aptitudes, necesitarás unas excelentes dotes comunicativas para convertir el lenguaje técnico en un lenguaje más accesible para el resto de las partes implicadas. En lo que se refiere a comunicación, te resultarán especialmente útiles las siguientes habilidades

  • establecer y mantener relaciones sólidas con los equipos técnicos y las unidades de negocio 
  • debatir con la dirección y su equipo los requisitos de planificación y las previsiones
  • adaptarte al trabajo con nuevos departamentos, equipos y ambientes empresariales
  • crear soluciones flexibles a partir del conocimiento de los retos a los que se enfrenta la empresa
5

preguntas frecuentes

10 trabajos en analista funcional Mostrar ofertas