habilidades sociales en el trabajo

Tiempo de lectura: 4 minutos.

Qué son las habilidades sociales en el trabajo

Las relaciones sociales son inherentes a cualquier persona. Las relaciones sociales están presentes tanto en nuestra vida personal como laboral. A la hora de contratar, las empresas valoran muy positivamente que los candidatos cumplan con determinadas habilidades sociales en el trabajo ya que, por ejemplo, si la relación entre los compañeros de oficina es buena, se obtendrán mejores resultados.

Sabiendo que para las empresas esto es importante, te contamos algunos aspectos a tener en cuenta que pueden ayudarte a conseguir un empleo o a promocionar en tu actual compañía:

  • Cómo te relacionas.
  • Cómo te comunicas y expresas.
  • Debes cuidar el lenguaje corporal.
  • Escucha a los demás.
  • Debes demostrar que tienes confianza en ti mismo.
  • Ser influyente y persuasivo en las relaciones con los demás.

Todas estas cualidades influyen para crear un buen clima laboral, algo imprescindible para tener un mayor rendimiento y productividad.

Importancia de las habilidades sociales en el trabajo

A la hora de hablar de habilidades, es importante diferenciar entre las denominadas soft skills, que son aquellas características personales que nos facilitan la interacción con los demás, y consisten en una combinación de habilidades sociales; y las habilidades duras o hard skills, que determinan la experiencia laboral, datos académicos y habilidades técnicas para una actividad específica. Es lo más parecido a un currículum con los datos necesarios para saber si estamos capacitados o no para el puesto ofertado.

En una entrevista de trabajo es habitual que se destaquen los aspectos académicos, la preparación y experiencia, pero no se puede olvidar que las habilidades sociales tienen un gran peso. La capacidad de trabajar en equipo, de liderazgo, la motivación y la colaboración son esenciales a la hora de acceder a un empleo.

Aunque puede que, en principio, no cuentes con este conjunto de habilidades, debes saber que con trabajo y constancia puedes llegar a conseguirlas. De hecho, el perfeccionamiento de las habilidades sociales nos permitirá tener una ventaja competitiva frente a otros, por lo que es importante entrenarlas con frecuencia.

¿Cómo desarrollar habilidades sociales en el trabajo?

Las habilidades sociales son los pilares de nuestra comunicación y, por tanto, son imprescindibles a la hora de interaccionar en el entorno laboral. Por suerte, existen actividades para trabajar las habilidades laborales que nos ayudan a desarrollarlas y potenciarlas, logrando acercarnos a nuestros objetivos a través del enriquecimiento de la comunicación con el resto de compañeros.

Te compartimos 6 tips para potenciar tus habilidades sociales:

  • Desarrolla tus habilidades comunicativas: saber interaccionar con los demás de forma correcta siempre suma puntos a favor. Este punto abarca desde una expresión y ortografía impecables, hasta el momento de dar un discurso en público u ofrecer ideas en una reunión con desconocidos. Esta situación puede resultar complicada por lo que es importante conocer algunos trucos: intenta vocalizar lo máximo posible, evita los nervios y ten confianza, solo así conseguirás lograrlo. Si no estás del todo seguro, practica en casa y grábate para analizar el resultado posteriormente.
  • Controla tu lenguaje corporal: Como ya publicamos en anteriores artículos, el investigador y psicólogo Albert Mehrabian determinó que el 93% del impacto de nuestros mensajes depende de elementos no verbales. Para controlar este aspecto, debemos prestar mucha atención en la imagen personal que ofrecemos.
  • Toma la iniciativa: demuestra responsabilidad y entusiasmo hacia tu puesto de trabajo. Expón tus habilidades y márcate objetivos, propón nuevos retos y enfréntate a ellos. Participa en conversaciones y debates de trabajo planteando tus ideas y opiniones con buenos argumentos. Confía en ti mismo ya que una persona segura de sí misma y con una actitud positiva ante las adversidades genera mucha confianza en las organizaciones.
  • Sé flexible y adáptate: normalmente las empresas evitan que sus empleados mantengan funciones fijas, sino que sean flexibles y puedan asumir diversas tareas. ¡Atrévete a salir de tu zona de confort!
  • Ten empatía: ser capaz de escuchar y aconsejar, además de saber ponerse en el lugar de un compañero, puede ayudar a crear un buen clima laboral.
  • Aprende a trabajar en equipo: Una empresa es el resultado de la suma de varios grupos de personas que cooperan y trabajan por un mismo fin. Por este motivo, la colaboración y el trabajo en equipo es imprescindible para solventar problemas de forma más rápida.

Comienza a valorar tus habilidades y muéstralas en tu trabajo, marca la diferencia.

Y tú ¿potencias tus habilidades sociales en el trabajo ?