¿qué es un recepcionista?

El recepcionista cumple un papel esencial en todo tipo de empresas; desempeña la función de recibir a los huéspedes, darles la bienvenida y orientarlos sobre el próximo paso que deben dar. El recepcionista también maneja las llamadas telefónicas y atiende las solicitudes y peticiones realizadas a través de los correos electrónicos. A pesar de que sus funciones principales están orientadas a la atención al cliente, en el caso de las compañías pequeñas realizan tareas del área administrativa como parte de sus responsabilidades, coincidiendo con las actividades de un auxiliar administrativo. En este supuesto, se encarga de la programación de citas, recibir documentos, realiza labores de archivo, redacción, contabilidad, recibe pagos o asume tareas de recursos humanos. Las funciones del recepcionista pueden variar notablemente dependiendo de la empresa donde trabaje y pueden estar asociadas tanto al sector público como al privado.

rol del recepcionista

Una de las mayores ventajas que tiene un recepcionista es que puede trabajar en una gran variedad de sectores ejerciendo funciones propias de cada uno de ellos, aunque siempre su principal papel será en la recepción, orientación y atención de los visitantes o clientes. Entre los lugares donde te puedes encontrar ejerciendo estas labores destacan:

  • Hoteles.
  • Servicios sanitarios.
  • Dependencias públicas.
  • Escuelas.
  • Edificios de oficinas, grandes corporaciones.
  • Instalaciones industriales.

 

¿te interesa la carrera de recepcionista?

Descubre hacerte un hueco como recepcionista, así como las actividades y lugares de trabajo típicos.

¿te interesa la carrera de recepcionista?

Descubre hacerte un hueco como recepcionista, así como las actividades y lugares de trabajo típicos.

1

salario medio de un recepcionista

Tu salario como recepcionista depende del lugar de trabajo, las responsabilidades a tu cargo y la localidad donde residas. El BOE reporta los convenios que se establecen a nivel nacional entre el ministerio de Trabajo y Economía Social con los distintos sectores laborales. Por ejemplo, en el caso del sector de la hostelería los mejores salarios de recepcionista corresponden al País Vasco y se ubican entre 1.450 euros mensuales (sin experiencia) y 1.700 euros al mes con 9 años de ejercicio. El salario medio ronda los 1.080 euros al mes con proyección anual de 13.500 euros. El conocimiento de otros idiomas como el inglés o el alemán te proyecta en la tabla salarial con ofertas de trabajo que varían entre 20.000 y 25.000 euros brutos al año.

¿Te preguntas cuánto puedes llegar a ganar como recepcionista? Descúbrelo inmediatamente en nuestro informe de tendencias salariales de Randstad. Podrás ver de forma rápida y sencilla cuál es aproximadamente el salario medio de los profesionales de este sector.

2

tipos de recepcionista

Como recepcionista debes recibir una capacitación formal en las áreas de turismo, administrativa o sanitaria que te prepare para responder diligentemente en todos los escenarios que se presenten. Asimismo, te permite manejar las herramientas especializadas que precisarás en cada una de los ámbitos de trabajo como son la centralita, los paquetes de reservación y las herramientas comunes en el ambiente de oficina. De acuerdo a esta capacitación encontrarás diferentes tipos de recepcionistas asociadas a los hoteles, clínicas, hospitales, agencias de viaje o para la gestión general de la recepción.

3

trabajar como recepcionista

A pesar de los avances de la tecnología, para los visitantes, nada supera la sensación de entrar en la recepción de una gran empresa y ser recibido por un recepcionista sonriente y atento. Serás la primera persona de la empresa con la que los clientes tendrán contacto y se espera que transmitas los valores que representan a la compañía. Si te interesa aprender un poco más sobre el trabajo y tus funciones, te invitamos a seguir leyendo.

4

formación y competencias

La carrera de recepcionista no es una profesión regulada, por lo que es posible ejercer el oficio capacitándose por diferentes vías; desde un curso profesional hasta un Grado Superior en un centro universitario. Lo cierto es que las responsabilidades del cargo también varían con el nivel de capacitación, así como el salario. Si tu aspiración es trabajar en un gran hotel o una gran corporación, necesitarás formación formal y , de la misma manera, dominar varios idiomas te ayudará a incrementar las posibilidades de conseguir un mejor trabajo.

certificaciones deseadas

  • FP Grado en Turismo o Grado en Gestión Turística para titularte como Técnico en Gestión Turística.
  • FP Grado en Administración y Finanzas para titularte como Técnico Superior en Gestión Administrativa, con el que te especializas como recepcionista administrativo.
  • FP Grado Superior en Gestión de Alojamiento Turístico para titularte como Técnico Superior en Gestión de Alojamiento Turístico, con el que abres el camino a la recepción de hoteles.
  • Curso Profesional de Recepcionista, aplicado a los diferentes sectores de interés.
  • Curso Especializado en Recepcionista de Alojamientos Turísticos.

formación complementaria

Con la transformación digital de las empresas y la globalización es imperativo que incrementes tu nivel de competencia profesional. Para esto debes destacar en:

  • Conocimientos informáticos, manejo de herramientas ofimáticas y centralitas telefónicas. Trabajar con Microsoft Word o Excel. Los componentes de Google y otros navegadores te darán muchas ventajas comparativas.
  • Dominio de otros idiomas: el trabajo en una recepción se facilita cuando hablas varios idiomas, principalmente en lo que respecta al sector turístico. En algunos casos el inglés es suficiente, pero tendrás puntos adicionales si dominas también el francés, alemán, portugués o italiano.

aptitudes y competencias

En función del área de trabajo que selecciones habrás de desarrollar habilidades específicas y tener competencias generales que te ayuden a desenvolverte con eficiencia en el trabajo. Más allá de la buena presencia y educación precisarás:

  • Habilidades de comunicación, tanto oral como escrita.
  • Una clara vocación de servicio orientada principalmente a la atención al cliente.
  • Ser proactivo y responsable.
  • Saber manejar el tiempo eficientemente, ser organizado y capaz de priorizar las actividades apropiadamente.
  • Desarrollar capacidades administrativas, conocer el proceso de archivo y mantener la recepción ordenada todo el tiempo.
  • Habilidad para resolver problemas y capacidad analítica para anticipar las necesidades de los clientes buscando sobrepasar siempre sus expectativas.
  • Estar motivado y sonriente; deberás mostrarte amable y decidido a ofrecer siempre el mejor servicio.
5

preguntas frecuentes

58 trabajos en recepcionista Mostrar ofertas