emociones y liderazgo | 880
El estado de ánimo del superior repercute directamente en el trabajo del equipo. Si el jefe está de buen humor, los empleados trabajarán más motivados. Sin embargo, un ambiente donde predomina la intranquilidad, la incertidumbre o el miedo deteriorará el rendimiento.

El directivo debe saber gestionar sus emociones para dirigir a los colaboradores ya que éstos buscan encontrar el reconocimiento de su trabajo en el entusiasmo de su supervisor.
Pero no sólo el estado de ánimo de los jefes puede repercutir en el trabajo de los empleados. Existe un fenómeno llamado “contagio emocional” por el cual todos los miembros de una organización pueden verse afectados por la energía positiva o negativa de otros compañeros.
¿Cuán influenciables podemos ser? ¿Cómo nos afectan las emociones en el trabajo?
Las emociones dentro de las empresas
El estudio del impacto de los sentimientos y las emociones en el ambiente organizacional ha adquirido relevancia en los últimos años, también ligado al concepto de inteligencia emocional.
Expertos aseguran que la medida de la inteligencia no es el coeficiente intelectual, sino las emociones. La clave está en hacer uso de ellas de forma inteligente, en beneficio propio y en pos de mejorar resultados a nivel general.
Es destacable que las emociones eran antes desconsideradas en el contexto laboral por no ajustarse a su perfil serio, racional, cuyo único objetivo era producir bienes o servicios y obtener beneficios.
Pues bien, numerosas investigaciones han demostrado cómo las emociones pueden ayudar a explicar fenómenos individuales y grupales.
Éstas están relacionadas directamente con la satisfacción laboral, el trabajo en equipo, el liderazgo, la toma de decisiones y también juegan un papel fundamental en el estrés laboral, por ejemplo.
Emociones: definición, tipos y manejo a nivel individual y grupal
El concepto de emoción es difícil de definir. Éstas le permiten a todo individuo establecer una actitud respecto al entorno que le rodea.
Se relacionan con influencias tanto innatas como aprendidas, así como con la rama de lo afectivo y lo cognitivo, y normalmente se dividen en dos tipos: positivas y negativas.
En el terreno laboral, las positivas estimularán a los empleados, aumentarán su confianza y flexibilidad y por el contrario, las negativas pueden incitar a conductas irregulares. Ahí radica la importancia de tener control sobre ellas.
Existen varias técnicas para reconocer las emociones, regularlas y disminuir su impacto, por ejemplo, nivel individual se destaca saber gestionar la asertividad, ser capaz de expresar emociones positivas como gratitud, optimismo y confianza, relativizar los problemas o fomentar hábitos saludables como la actividad física que incrementen un estado general de bienestar.
En cuanto a las estrategias a nivel grupal se destaca fundamentalmente las capacidades de los líderes para implementar un clima de trabajo positivo.
Comunicación, siempre y positiva
Dado que una de las tareas fundamentales de los directivos es que el equipo sea productivo, sus emociones deben ir encaminadas a la consecución de ese fin; la forma de transmitir sus impresiones repercutirá inmediatamente en el ánimo y, por consiguiente, en la productividad y eficacia de los empleados.
Y es que todo profesional cuyos objetivos sean liderar a un grupo de personas, ha de emitir estímulos positivos en su comunicación diaria.
Los beneficios son muchos para los miembros del equipo, él mismo y la propia empresa: Un trabajador motivado es más creativo, tarda menos en tomar decisiones, por lo tanto es más productivo y los resultados generales son mejores.
¿Qué tipo de prácticas se desarrollan en tu empresa para gestionar las emociones? ¿Tú aplicas alguna contigo mismo y tus compañeros? ¿Cómo crees que te afecta el estado de ánimo de tu jefe en tus labores diarias?