Entrevista Emilio Capela | Lord Wilmore | especialidades Pymes diciembre 2016
Emilio Capela, fundador y director general de Lord Wilmore

 

Actualmente, el equipo de Lord Wilmore se compone de siete personas, entre ingenieros, abogados y expertos en Empresariales. La firma distribuye más de 1.000 gafas al mes entre España y Portugal y planea, de cara a 2017, extender su actividad al resto de Europa occidental, sobre todo a Alemania y Francia.

 

¿Qué habilidades y valores caracterizan al equipo de Lord Wilmore?
Uno muy relevante es la responsabilidad. Nosotros tenemos un horario completamente libre, se trabaja literalmente cuando uno quiere, algo que solo es posible si la gente es muy responsable. Cuando hablamos con inversores o con colaboradores, todos se sorprenden de las pocas personas que somos en relación a lo que vendemos, algo que solo es posible porque todos somos responsables de nuestro trabajo.

 

¿Qué vías de selección y reclutamiento tiene la empresa?
Utilizamos el boca a boca (amigos, amigos de amigos, etc.) y las referencias personales. También utilizamos las redes sociales, enviamos nuestras ofertas a las bolsas de empleo de las universidades y las publicamos en algunos portales de empleo.

 

La media de edad del equipo es muy joven. ¿Qué creéis que aporta ese capital humano más joven a la empresa?
Si pienso en mis anteriores puestos de trabajo, las personas jóvenes son mucho más dinámicas y las reuniones son más productivas: te reúnes, comentas dos o tres cosas y al día siguiente está resuelto. No hay tanta “reunionitis”, por ejemplo.

 

¿De qué palancas se sirven para fidelizar a sus empleados?
En Lord Wilmore ofrecemos a nuestros empleados que crezcan personalmente en paralelo al crecimiento de la empresa. Nosotros no podemos competir en sueldos con una consultora, por ejemplo, ni competir tampoco en beneficios vía seguros de salud, con lo que, al final, lo que más atrae a nuestros empleados es la propia idea de negocio y los planes de expansión de la empresa, que les hace desear que la empresa cuente con todos y cada uno de ellos en sus planes.

 

¿Qué papel juega, pues, el desarrollo de todos ellos en ese Employer Branding?
Lo que transmitimos es que, si se esfuerzan y hacen las cosas bien, a medida que crezcamos incorporaremos a gente que se sitúe por debajo de ellos en cuanto a rango, en vez de por encima de ellos. Tendrán personal subordinado, no superiores. Ese es el mensaje: hacerles partícipes de que si trabaja bien, se esfuerza, propone y mantiene una actitud proactiva, uno siempre puede llegar a ser responsable de un área de trabajo y de su propio equipo.

 

¿Forman también a sus empleados? ¿En qué aspectos?
Nuestra formación es principalmente online. Realizamos cursos online a medida que necesitamos o que nos damos cuenta que alguien necesita aprender algo que no sabe. Normalmente suelen ser formaciones muy específicas, de Photoshop, programación…

 

Entonces… ¿los propios empleados son los que guían su formación y su desarrollo profesional?
Exacto. La gestión de uno mismo como empleado es parte de su cometido en la empresa. No es algo tradicional porque normalmente esta formación y desarrollo viene propuesto de arriba hacia abajo, pero es algo que no tiene por qué estandarizarse. Al final el empleado es quien mejor conoce sus propios límites. Lo que está claro es que cuanto más aprendas, más creerás y más venderás, y que cuanto más te formes más crecerás y menos personas te irán a la zaga. Con la formación pasa exactamente lo mismo: yo no obligo a nadie a hacer cursos, pero sí les animo a pedirme cualquier formación que necesiten. Luego ya nos encargaremos de buscar la formación y fórmula que mejor les convenga.

 

El año pasado se proclamaron ganadores de un premio de responsabilidad social corporativa. ¿Qué papel ocupa la RSC en la compañía?
La RSC no está presente en el día a día, porque no todos los días hablamos de RSC, pero sí que está en el mes a mes de la empresa. Una donación de gafas graduadas a los niños de asociaciones como Anidan Kenya o Soñar Despierto Barcelona través del proyecto “Abre los ojos” en la práctica no deja de ser como un pedido, así que todos los empleados de todos los departamentos (Logística, Marketing, etc.) tienen algo que ver cada trimestre con las donaciones.

El pasado mes de junio donamos 400 gafas y ahora en Navidad donaremos otras 500. La gente está muy implicada con las donaciones, cuando les toca preparar los paquetes, etiquetarlos, etc. se sienten satisfechos con su labor.

 

¿A qué retos cree que deberá enfrentarse en el corto plazo como responsable de la gestión de personas de Lord Wilmore?
El reto principal es el de acompasar el crecimiento personal de los empleados con el de la empresa. Nosotros este año vamos a triplicar la facturación de 2015 y el año que viene, si todo va bien, la multiplicaremos por 4 o 5.

Entonces, los retos son dos: por un lado, incorporar a personas que contribuyan a mantener o elevar el nivel de la empresa con los que también sea fácil trabajar y, por el otro, mantener igualmente satisfechos y comprometidos con su trabajo a los empleados más veteranos.