perfiles multitasking | alimentación | octubre 2017

El sector de la alimentación y bebidas en España es, actualmente, el gran motor de la economía gracias a la capacidad de renovación que caracteriza su estrategia de mercado. Según los datos facilitados por la Subdirección General de Fomento Industrial e Innovación:

– El sector da empleo a 354.000 personas. Lo que equivale a un 20,2% del empleo industrial.

– Integrado por 28.200 empresas de diferentes tamaños: 96% son pymes.

– Ha sido uno de los sectores que mejor ha resistido la crisis con caídas inferiores a las del resto de la economía.

– Representa el 2,4% del PIB de España en V.A.B.(valor agregado bruto).

A toda esta información se pueden añadir los últimos datos económicos facilitados por la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) durante el evento Food & Drink Summit Madrid 2017. FIAB registra que son 95.000 millones de euros facturados y casi 26.000 millones exportados lo que ha supuesto esta actividad a lo largo de 2016.

Por lo tanto, estamos ante un sector lleno de oportunidades para fidelizar y atraer talento.

 

El talento multidisciplinar
A diferencia de otros sectores empresariales, el de la alimentación presenta necesidades específicas muy características, por ejemplo, el tiempo de producción del producto, el transporte, los hábitos de consumo de la sociedad y, sobre todo, la caducidad, una peculiaridad que puede resultar un gran handicap.

Ante esta realidad, cabe mencionar que los perfiles de los profesionales que más destacan y se adecuan para resolver cualquier imprevisto son los multidisciplinares, aquellos que cuentan con una gran adaptación a los cambios, están capacitados para realizar varias tareas a la vez y en distintos contextos y tienen una alta capacidad de aprendizaje.

Éstas son sólo unas cuantas características del profesional polivalente:

– Predisposición al cambio.

– Capacidad de anticiparse a los acontecimientos.

– Tolerancia en situaciones de incertidumbre.

– Son resilientes, pueden recuperarse y sacar lo positivo de las situaciones más complejas.

– Ganas de aprender y a trabajar en equipo.

 

Además, cuando varias personas multidisciplinares trabajan en equipo, las ventajas también se multiplican:

– Se crea una diversidad de opinión, así, las decisiones son valoradas desde distintas perspectivas.

– La sinergia se potencia, ya que es una capacidad que genera más y mejor información de conjunto.

– Se consiguen mejores resultados, ya que al trabajar con equipos conformados por profesionales polivalentes, incrementa la calidad del trabajo.

– Aumenta la colaboración.

– Se llegan a soluciones más efectivas y consensuadas.

 

Especialización vs. multitarea
Si bien es cierto que la capacidad multidisciplinar aporta gran valor a los equipos de profesionales que forman parte de los distintos departamentos de una compañía, la especialización de tareas juega un papel importante y crea un binomio de capacidades que pueden aportar grandes resultados.

Los expertos tienen un conocimiento muy profundo y focalizado de su área de actuación, así pueden desarrollar sus tareas aportando grandes niveles de calidad y eficiencia.

Éstas son algunos beneficios de combinar ambos tipos de perfiles:

– La visión del experto ayuda a establecer las prioridades en orden de importancia, además de aportar mayor profundidad a las tareas desarrolladas por los multidisciplinares.

– El experto identifica procesos que pueden ser mejorados

– Se consigue ventaja competitiva gracias a la combinación de perfiles

– El trabajo que combina ambos perfiles puede aumentar la productividad y mejorar el rendimiento laboral.

 

¿Qué hacer desde Recursos Humanos para incentivar el talento multitasking?
“Quien mucho abarca poco aprieta”, así de contundente es el refranero español a la hora de hablar sobre la multitarea. Sin embargo, para que esto no acabe estableciéndose de manera habitual en la plantilla, los profesionales de Recursos Humanos pueden incentivar la polivalencia con una serie de consejos:

– Ofrecer técnicas de organización, ayudar a establecer un orden de prioridades.

– Repasar lo pendiente antes de empezar la jornada laboral.

– Establecer tiempos concretos para tareas concretas.

– Incentivar la asertividad.

– Ayudar a trabajar la desconexión.

 

Por lo tanto, se puede concluir que los profesionales polivalentes en el sector de alimentación aportan gran valor al trabajo diario, ya que es un sector que experimenta cambios continuos bajo la constante presión de la competencia. Empleados multitarea ayudan a encontrar soluciones de forma rápida y efectiva, lo que conduce a ampliar la ventaja competitiva del mercado, siempre bajo una buena política de gestión desde Recursos Humanos.