reinventarse-para-alcanzar-el-exito-880.jpg
En el transcurso de la vida, muchas circunstancias que parecían seguras e inamovibles pueden cambiar radicalmente de un día para otro.

Es todo un reto, personal o profesional, pasar de una situación concreta, conocida, a una donde el contexto, las realidades y las necesidades son bien distintas. ¿Qué hay que hacer para asumir este desafío con garantías?

Hay un concepto clave que te ayudará a encontrar una respuesta: la reinvención. Tomar un nuevo camino implica necesariamente reinventarse; analizar y cuestionar lo que se ha hecho hasta el momento, adaptarse a las nuevas circunstancias y plantearse nuevos objetivos que te llevarán a la posición que deseas.
Una reinvención significa también encontrarse en tesituras desconocidas, significa correr riesgos para seguir ese rumbo diferente. Salir de la zona de confort, voluntariamente o no, implica la posible aparición de un miedo al cambio que paralice esa necesaria transformación.
Detenerse en el mismo punto puede comprometer seriamente la felicidad de cualquiera. Hay que tomar el control para aprovechar el verdadero potencial del que se dispone, desterrar los sentimientos negativos y canalizar los positivos de la forma correcta.
Los 5 pasos para reinventarse

La escritora y bloguera Melissa Kirk, experta en técnicas psicológicas, identificó 5 sencillos y prácticos pasos para acometer este cambio y no perderse en intenciones nunca materializadas:

  • Crear una visión de futuro: hay que concentrarse en el futuro que se quiere. Sólo se podrán enfocar nuevas metas si se dejan de lado pensamientos negativos y se tiene predisposición al cambio.
  • Escribir sobre esa reinvención: una vez se tenga clara esa imagen de lo que se quiere, se debe escribir en alguna parte el futuro deseado. Plasmar en papel esa imagen ayudará a ordenar las ideas y descubrir los sentimientos que se tienen sobre ellas. Hay que escribir sin restricciones.
  • Rodearse de elementos visuales relacionados: se pueden colocar objetos, fotos o imágenes en lugares por los que pases a diario y que sirvan para recordar continuamente esa nueva ruta objetivo y mantener así la motivación.
  • Transformar los deseos en tareas realizables: cuando ya se tienen claras los objetivos a alcanzar, éstos se deben traducir en acciones concretas. Una lista puede ayudar, a ir cumpliendo con ese trabajo.
  • Recordar cada día esa visión de futuro: el último paso es volver a visualizar mentalmente el objetivo y focalizar todas las actividades hacia su consecución. Esto alejará los problemas y obstáculos que se puedan encontrar por el camino.
Cuando la reinvención triunfó

Existen varios ejemplos de éxito que sugieren que reinventarse puede ser muy positivo para el desarrollo de las personas. Son casos de personas que eligieron dar un paso al frente y no permitir que el miedo les superarse, persiguiendo con valentía su verdadero sueño:
  • J.K Rowling: antes de publicar Harry Potter, era una profesora de inglés que sufría fuertes episodios de depresión y sentía que su vida no tenía sentido. Su primer libro fue un éxito a nivel mundial con casi 400.000 copias del primer ejemplar.
  • Harrison Ford: antes de ser actor fue carpintero, sus clases de arte dramático para intentar subir su nota media en la escuela le sirvieron para tener clara su auténtica vocación.
  • Ray Croc, fundador de McDonals vendió café y batidos hasta los 52 años.
  • Ang Lee, director de cine ganador de un Oscar, se dedicó a las tareas del hogar hasta los 31 años.
Reinvención empresarial

No es solo un asunto de cambios en los trayectos personales; también son muchas las empresas que modificaron sus productos e incluso decidieron cambiar de sector para seguir desempeñando su actividad. Hoy, muchas de ellas son líderes:
  • Coca- Cola comenzó su andadura empresarial en el siglo XIX como productor de jarabe medicinal, pero al no tener éxito cambió su rumbo hacia la fabricación de refrescos.
  • La coreana Samsung anteriormente era especialista en la venta de pescado.
  • Peugeot fabricaba molinillos de café antes de dedicarse al mundo del automóvil.
  • La marca de productos bucodentales Colgate tuvo sus inicios fabricando jabones, velas y almidón.
  • La compañía española BH trabajaba en la industria armera antes de pasar a ser los conocidos fabricantes de bicicletas de hoy día.
Dice un antiguo proverbio chino que "no puedes guiar el viento, pero puedes cambiar la dirección de tus velas". El cambio está en la predisposición de uno mismo y su manera de afrontar la vida.
¡Atrévete a conseguir tus sueños!