¿qué es un interventor adjunto?

Las finanzas corporativas son mucho más que vender productos y pedir suministros. El control de los flujos financieros también incluye otros aspectos como ventas, inversión en acciones, propiedades inmobiliarias y negociaciones. Es habitual que las empresas soliciten préstamos para iniciar su actividad o que se endeuden en los períodos de recesión. Los salarios, los gastos de suministros, el pago de seguros y las tasas legales merman los beneficios.

Cuando todas estas gestiones se realizan con flujos de caja millonarios, las empresas requieren de todo un departamento que se encargue de ellas. Este es el motivo por el que las grandes empresas contratan interventores que se encargan de supervisar el trabajo de los contables, redactar informes, elaborar presupuestos y mantener la comunicación con los CEO y los accionistas. Los interventores adjuntos trabajan de cerca con los interventores jefes, como apoyo en sus funciones.

Con tus años de formación y tu experiencia financiera, contribuirás a que las empresas maximicen sus beneficios. 

Los accionistas también confiarán en ti a la hora de proteger sus inversiones. Las empresas necesitan información precisa para tomar decisiones financieras y planificar su futuro. Tus informes, auditorías y previsiones promoverán el crecimiento del negocio, animando a los inversores a mantener sus acciones. Los grandes dividendos favorecerán que tu empleador ocupe un puesto destacado en el mercado bursátil

Los interventores adjuntos se encargan de verificar el trabajo de los contables. Tu trabajo consistirá en revisar los documentos que preparen e identificar posibles discrepancias. Si encuentras un error en los datos, te encargarás de corregirlo antes de que estos pasen al informe oficial. También analizarás posibles formas de mejorar el sistema, de manera que los contables puedan trabajar con la mayor eficiencia posible. 

¿Las funciones de un interventor adjunto se ajustan a tu perfil profesional? Sigue leyendo para descubrir qué formación y habilidades necesitas para tener éxito en un puesto como interventor adjunto. 

interventor adjunto

1

salario medio de un interventor adjunto

El sueldo medio de un interventor adjunto en el ámbito privado está en torno a los 26 000 euros anuales para un recién licenciado. Con 5 o más años de experiencia, el sueldo puede casi duplicarse, superando los 41 000 euros anuales, sobre todo si se ha trabajado para empresas multinacionales. 

El sueldo base de un interventor en el sector público es más elevado. Según la web de Intelia Oposiciones, los interventores adjuntos en una institución pública (p. ej., un ayuntamiento) cobran, de media, más de 30 000 euros. A esto hay que sumar los complementos específicos, los complementos por destino y los trienios.

¿Quieres saber más sobre los salarios en España y cuánto ganarás como interventor adjunto? Consulta nuestro informe de tendencias salariales.

2

tipos de interventor adjunto

Los interventores adjuntos trabajan en diversos sectores de negocio, como salud, industria manufacturera, organismos públicos y organizaciones sin ánimo de lucro. Lo más habitual es que trabajen para grandes empresas y como parte de un equipo más extenso. Cada sector requiere de un perfil muy específico de interventor adjunto. En la industria de la salud, por ejemplo, es probable que tengas que ocuparte de las reclamaciones de seguros, por lo que necesitarás la formación indicada para desarrollar esta tarea. 

El trabajo en empresas pequeñas te ayudará a ir ganando experiencia antes de trabajar para grandes corporaciones. Los interventores adjuntos en negocios pequeños asumen más responsabilidades porque trabajan con equipos más reducidos y dirigen a menos personas. Pero, a medida que las empresas crecen, lo normal es contratar a más personal para completar el equipo. 

3

trabajar como interventor adjunto

Los interventores adjuntos ayudan a las empresas con la gestión de sus finanzas. Conoce tus horarios de trabajo, tus responsabilidades y el entorno laboral.

4

formación y competencias

Los interventores adjuntos asumen grandes responsabilidades dentro de una empresa, por lo que tanto su formación académica como su experiencia profesional son imprescindibles en el currículum. Los conocimientos en finanzas, economía, matemáticas y estadística tienen un gran peso en el desarrollo de sus tareas cotidianas. Aunque no existe un grado universitario específico para ser interventor, lo habitual es cursar estudios en alguna de estas áreas: Administración y dirección de empresas, Economía y finanzas, Derecho Fiscal y Laboral. 

Dependiendo del puesto de trabajo ofertado, es posible que la empresa requiera de perfiles más especializados, con conocimientos en áreas concretas como marketing, técnicas de análisis de datos o informática. En cualquier caso, toda esta formación adicional enriquecerá tu currículum y lo hará más atractivo ante posibles empleadores. 

Para trabajar como interventor adjunto en el sector público, no solo necesitarás haber cursado estudios universitarios, sino que deberás superar un proceso selectivo (oposición) compuesto de pruebas teóricas, prácticas y méritos. Los requisitos de acceso a estos puestos de trabajo son más exigentes. A cambio, la Administración pública ofrece mayor estabilidad laboral y una remuneración bastante atractiva gracias a los complementos y las revisiones salariales periódicas. 

habilidades y competencias

Un interventor adjunto es, ante todo, un experto en contabilidad. Ayudarás a las empresas a hacer un seguimiento de sus ingresos, gastos, flujo de caja, activos y pasivos, de manera que puedan invertir sus beneficios, afrontar los contratiempos, hacer previsiones, preparar informes para los inversores y cumplir con sus obligaciones tributarias.

Tu capacidad para no pasar por alto ningún detalle te evitará numerosos contratiempos. Un pequeño error puede convertirse en un grave problema, como irregularidades en las declaraciones presentadas, acusaciones de fraude o inspecciones de Hacienda. Dado que te encargarás de revisar a conciencia todos los registros, el CEO de la empresa podrá transmitir confianza a los accionistas y garantizar el cumplimiento de todos los requisitos legales. Por otro lado, gracias a tus dotes organizativas y a tu capacidad para realizar anotaciones útiles, será mucho más sencillo localizar la información necesaria en cada momento. 

Los interventores adjuntos también forman parte de un equipo. Trabajar con otros interventores implica mantener el contacto, revisar el trabajo del otro, preparar documentos en el tiempo estipulado, intercambiar conocimientos y resolver problemas de un modo eficiente. Además, colaborarás con otros departamentos, supervisores y CEO, y explicarás conceptos a otras personas con diferentes niveles de conocimiento. Todos confiarán en tu experiencia

Por último, demostrarás un gran dominio en el uso de programas informáticos de contabilidad. Aunque las empresas ofrecen formación en el propio puesto de trabajo, prefieren ver en tu currículum que ya dominas herramientas esenciales como Microsoft Excel. Y en caso de que tu empresa cambie de software, tendrás que adaptarte rápidamente a esos cambios para introducir datos con precisión y analizar el trabajo de otros compañeros. 

5

preguntas frecuentes