Entrados ya en 2020, la transformación digital impulsa a las empresas a aumentar sus inversiones en tecnología y capital humano, dos valores básicos para su éxito. Ambos pilares deben estar lo más interrelacionados posible y de ahí la importancia de captar y desarrollar un talento flexible, capaz de adaptarse a estos cambios. Este fenómeno se manifiesta en las diez principales tendencias que guiarán el campo de los recursos humanos durante este año, según nuestro Informe de Tendencias de Talento en 2020.

 

1.- El talento ágil marca la diferencia

Hemos llegado a un momento de incertidumbre económica, en el que las empresas buscan nuevos caminos para seguir creciendo. Este contexto empuja a los líderes de recursos humanos a buscar talento flexible que sea capaz de adaptarse a las cambiantes necesidades y a los diferentes escenarios que se pueden presentar.

Para hacer frente a esta incertidumbre, las empresas invertirán en robótica e Inteligencia Artificial con el objetivo de ganar en productividad y adaptarse rápidamente a los cambios. Aun así, un 69 % de las empresas prevé crecer en los próximos 12 meses y un 56 % planean contrataciones extensivas.

2.- La analítica define el mercado laboral

El mayor deseo de los gestores de talento es detectar los candidatos que mejor se ajustan a las necesidades del puesto y de la compañía. Ante este reto, cada vez más empresas utilizan Big Data para analizar las habilidades y las competencias de los candidatos. 

Los responsables de recursos humanos reconocen la gran ventaja que supone esta tecnología. Nuestro informe revela que el 81 % de ellos reconoce el papel fundamental que juega en la atracción, captación y retención del talento. Además, el 72 % cree que les ayuda a tomar mejores decisiones en la contratación.

El 81 % de los responsables de RRHH reconoce el papel fundamental que juega el Big Data en la atracción, captación y retención del talento.

3.- La transformación digital reformula la cultura de trabajo

Todavía algunas empresas quieren empezar la casa por el tejado en su proceso de digitalización, ya que implementan la tecnología sin haber creado antes un contexto que se adapte a ella. La falta de este paso previo hace que los cambios sean más lentos y complicados. Para evitarlo, es clave que los equipos estén formados adecuadamente y que la cultura corporativa promueva esa adaptación.

Esta dificultad de aclimatación al contexto digital aún está latente, ya que el 45 % de los líderes de talento reconoce que tienen problemas para seguir el ritmo de la digitalización. No obstante, la cifra en este informe ha bajado considerablemente con respecto al año anterior (60 %), lo que refleja un cambio cultural notorio en las empresas.

4.- La digitalización guía las estrategias dirigidas al talento

Las organizaciones apuestan cada vez más por la tecnología y la automatización de procesos productivos, algo que supone que algunos puestos desaparezcan. Sin embargo, los nuevos perfiles profesionales que están surgiendo a raíz de la digitalización hacen que el saldo sea positivo y el empleo continúe aumentando.

El talento es consciente de este fenómeno y de su creciente necesidad de adquirir competencias tecnológicas para desenvolverse en el contexto presente y futuro. Un 60 % de los encuestados en el informe reconoce que tendrían más oportunidades laborales si tuvieran habilidades digitales más amplias.

5.- Cuidar la experiencia del talento es clave

En el ámbito de los recursos humanos, los sistemas de registro están dando paso a los sistemas de experiencia. El talento cada vez tiene más posibilidades de informarse sobre la empresa empleadora y también espera un mayor grado de interacción; de ahí la importancia de hacer los procesos más atractivos y transparentes, con el fin de que el profesional tenga la mejor impresión posible de la compañía.

La práctica totalidad de los líderes de recursos humanos (93 %) afirma que la creación de una experiencia de candidato positiva es fundamental para atraer y fidelizar el talento. Además, un 80% tiene planes para conseguir este objetivo, según nuestro informe.

El 93 % de los líderes de RRHH afirma que la creación de una experiencia de candidato positiva es fundamental para atraer y fidelizar el talento. 

6.- La tecnología hace más eficiente la captación de talento

El proceso de captación de talento se ha transformado a raíz de las innovaciones tecnológicas, que permiten multiplicar el alcance de los reclutadores en la búsqueda de candidatos. El 71 % de las compañías tiene una opinión muy positiva sobre el impacto de estas plataformas, reconociendo que hacen los procesos más simples y eficientes.

Las inversiones de las empresas se centran en cinco tipos de tecnología: analítica de talento (50 %), plataformas de gestión de relación con el talento (64 %), herramientas de evaluación (49 %), sistemas de onboarding (49 %), y plataformas de marketing de reclutamiento (49 %).

7.- Se contrata para hoy y se desarrolla el talento para mañana

El cambio constante de escenario requiere una actualización acorde de competencias en el talento. Es importante captar profesionales con conocimientos avanzados, pero no sirve demasiado si la compañía no facilita que se actualicen.

En este sentido, las habilidades técnicas son fundamentales, pero no hay que perder de vista el valor de las soft skills, que posibilitan la adaptación al contexto laboral. Su importancia hace que, de acuerdo con nuestro informe, ocupen el segundo puesto entre las habilidades que quieren desarrollar las empresas en su talento:

  • Inteligencia Artificial (66 %)
  • Soft skills (60 %)
  • Analítica de datos (59 %)
  • Capacidades STEM (57 %)
  • Servicios en la nube (54 %)

8.- Se invierte más en movilidad interna para adaptarse a los cambios

Hoy en día, uno de los principales retos a los que se enfrentan las empresas es la escasez de talento y la fórmula cada vez más empleada para solventarlo es la movilidad interna. Actualmente, un 47 % de las compañías ha aumentado sus inversiones en programas de este tipo, una cifra superior a la de 2016 (39 %).

Para que esta solución sea efectiva, las empresas optan por una forma de organización basada en la creación de redes de trabajo o equipos compartidos. De esta manera, los profesionales participan en proyectos comunes y ganan en polivalencia y agilidad.

9.- Las habilidades y la experiencia se imponen sobre los estudios

Tradicionalmente, los requisitos académicos han estado presentes en la gran mayoría de ofertas de trabajo; sin embargo, algunas grandes compañías están prescindiendo de ellos. Esto se debe a que el autoaprendizaje cada vez es más sencillo para los candidatos, por lo que un alto nivel de estudios no siempre equivale a un mayor desarrollo de competencias.

En lugar de los requisitos académicos, las compañías valoran la experiencia y las habilidades de los profesionales. Evaluar estas competencias es esencial para poder elegir qué candidato encaja mejor con el puesto a cubrir. La tecnología tiene mucho que decir en esto, ya que como apunta informe, casi la mitad (el 49 %) de los reclutadores afirma que ya está invirtiendo en tecnologías de evaluación del talento.

El 49% de los reclutadores afirma que ya está invirtiendo en tecnologías de evaluación del talento.

10.- La diversidad y la inclusión enriquecen los equipos

Contar con talento diverso a todos los niveles (género, raza, orientación sexual, estatus socioeconómico, edad, etc.) se traduce en un mayor número de puntos de vista, lo que contribuye positivamente a la innovación y, en definitiva, al crecimiento de la organización. Estas políticas suponen un win-win, porque la empresa sale fortalecida y los profesionales se sienten más integrados y valorados.

Todo ello hace que los líderes de gestión de talento se tomen estas políticas cada vez más en serio, observando que una inversión en estas cuestiones da resultado. En nuestro informe, el 64 % de ellos reconoce que sus estrategias de diversidad e inclusión están influyendo positivamente en su negocio. Además, el 80 % cree que son fundamentales para atraer y fidelizar talento, mientras que el 47 % afirma que está aumentando sus inversiones en esta área. 

La tecnología y el talento deben ir de la mano, y el reto para las compañías es crear una simbiosis entre ellos que contribuya a mejorar el bienestar, la productividad y la innovación. Las posibilidades de crecimiento son cada vez más diversas y los profesionales tienen la llave para alcanzar el éxito.

¿Necesitas afrontar todos estos retos? ¡Descubre cómo podemos ayudarte!