expectativas-del-empleado-espanol-workmonitor-q1-880.jpg
La recuperación económica se hace cada vez más evidente y los últimos datos apuntan a que se consolidará a lo largo de 2015.

Esta situación se traduce en un cambio de paradigma donde las empresas crecen y ofrecen nuevas oportunidades. Los trabajadores también van recuperando la confianza y empiezan a buscar mejores condiciones laborales.

Asi lo detecta el último estudio elaborado por Randstad Workmonitor, correspondiente al primer trimestre de 2015 y realizado a partir de más de 15.000 encuestas a nivel internacional, que revela que cuatro de cada diez empleados españoles tiene expectativas de encontrar un empleo similar al que desempeña en la actualidad en los próximos seis meses.
Estas expectativas empiezan a romper con la tendencia del “secuestro laboral”, en la que los trabajadores se mantenían en sus organizaciones ante la falta de oportunidades de movilidad laboral y a pesar de su descontento con su situación profesional.
El mercado laboral se mueve y los empleados también lo hacen, buscando nuevos retos y oportunidades, pero ¿cómo pueden las organizaciones evitar la fuga de talento?
Fidelización de talento y employer branding
Las compañías deberán reunir esfuerzos en atraer y fidelizar el talento en sus empresas para lo que tienen que trabajar constantemente el employer branding.
Flexibilidad laboral, mejoras salariales, reconocimiento, oportunidades de crecimiento, desarrollo profesional o formación, entre otras, son algunas de las medidas que pueden mejorar el compromiso de los empleados con sus empresas.
Desde hace seis años, Randstad realiza un estudio internacional sobre Employer Branding que analiza el atractivo de las empresas para los trabajadores y potenciales trabajadores. Este análisis se realiza a partir de 225.000 encuestas a nivel mundial y detecta por qué los trabajadores eligen una empresa u otra y los motivos. Información de gran valor cualitativo para que las compañías fidelicen a sus trabajadores.
Convivencia generacional
Pero la atracción del talento no es el único reto al que se enfrentan las organizaciones. La convivencia generacional también supone un aspecto clave porque el 69% de los trabajadores que tiene expectativas de encontrar otro empleo son jóvenes menores de 25 años, según Randstad Workmonitor.
En el otro lado de la balanza se encuentran los trabajadores con menores expectativas de cambio de empleo, los mayores de 45 años. Esta situación hace que en una misma compañía convivan jóvenes con altas expectativas de cambio de empleo y adultos menos optimistas frente al cambio, ¿cómo se puede potenciar la convivencia y conseguir la máxima fidelización?

La clave consiste en adaptar los puntos fuertes de cada generación y complementarlos entre los empleados de la empresa.

Además, hay que adaptar las exigencias de los jóvenes profesionales​ al entorno laboral. Este grupo valora el trabajo flexible, la conciliación entre la vida profesional y personal, la inmediatez, mientras que destacan por manejar y trabajar a la perfección las tecnologías.
En este contexto de recuperación económica y convivencia entre diferentes generaciones, el éxito de las organizaciones reside en la fidelización y atracción de trabajadores con talento, y para ello políticas de Employer Branding son fundamentales porque pueden separar el éxito del fracaso de las compañías.
La competición de las organizaciones por identificar y fidelizar el talento ya ha comenzado, ¿tu empresa está preparada para competir por el talento?

​​​