A la hora de buscar empleo, son muchos los recursos que tenemos a nuestro alcance. Aunque no siempre son todos efectivos, hemos de centrar los esfuerzos en poder desarrollarlos de la forma más eficiente posible.

Una de estas opciones es la carta de presentación, un complemento perfecto para el currículum a la hora de acceder a un puesto de trabajo. Si está bien hecha puede ayudarte a marcar la diferencia en la búsqueda de una posición determinada dentro de una organización.

Esta herramienta es de gran ayuda a la hora de acceder al mercado laboral o de darte a conocer, siendo muy aconsejable para todo tipo de perfiles profesionales y pudiéndose presentar tanto de manera personal como vía email. Pero en ocasiones, al acudir a una gran empresa a entregar tu carta de manera presencial, se corre el riesgo de que el esta no llegue a la persona correcta. En cambio, si conseguimos la dirección de correo electrónico del responsable de departamento o de RRHH, podremos cerciorarnos de que lo reciben adecuadamente.

¿Qué usos puede tener?

Una de las grandes ventajas de una carta de presentación es que se puede adecuar perfectamente a tus necesidades y a las de la empresa u organismo al que lo vas a enviar, porque, al ser un mensaje personalizado, puedes adaptarlo a las características de la organización y el puesto al que aspiras. En función de su finalidad, podemos clasificarla en cuatro categorías:

  • Espontánea. Se envía a la compañía objetivo sin necesidad de que esta cuente con vacantes en ese momento. Esto te permite anticiparte de cara a futuras opciones que puedan aparecer, ya que los responsables percibirán un especial interés por tu parte.
  • Respuesta a una oferta. Si quieres aumentar tus posibilidades de hacerte con el puesto de una oferta, puedes elaborar una carta de presentación adaptada que te permita diferenciarte del resto de candidatos e incluirla en tu CV.
  • Para un voluntariado. En muchos de estos casos son obligatorias, pero en todo caso son muy útiles para demostrar tu implicación con el proyecto y cómo tus valores y cualidades te pueden ayudar.
  • Para promocionar en tu empresa. Es habitual que en un momento dado quieras continuar tu desarrollo profesional en otro puesto dentro de tu organización. En ese caso, una buena carta de presentación en la que expliques tus fortalezas y los que puedes aportar mejorará tus posibilidades.

5 consejos para triunfar con tu carta de presentación

Entregar una carta de presentación puede resultar realmente beneficioso, pero para ello debemos tener claros cuáles son los pasos para seguir. Unos objetivos claros, un plan de acción y llevar un seguimiento de este son tres aspectos fundamentales durante todo el proceso. ¡Toma nota de estos consejos y consigue el empleo que estás buscando!

  • Fíjate un objetivo. Este es el primer paso para poder llevar a cabo tu carta de presentación de forma eficiente. Deja claro en lo que quieres trabajar, demuestra porqué eres la persona perfecta para desempeñar esas funciones y esfuérzate en orientar tu CV a conseguirlo.
  • Realiza un listado de empresas que sean de tu interés. “¿En qué empresas y en qué sector quiero trabajar?” o “¿cuál es mi área geográfica de interés?” son algunas de las preguntas que hemos de plantearnos antes de presentar tu carta de presentación en cualquier empresa. Un consejo: ¡presta atención a la cultura corporativa de cada una y analiza si va contigo!
  • Facilita tu perfil profesional a la persona correcta. Saber a quien le das tu candidatura es algo esencial, ya que dependiendo de quien la revise tendrás más o menos opciones de conseguir el empleo. Investiga quién es el responsable del departamento en el que quieres trabajar o contacta con el de RRHH.
  • Optimiza tu mensaje. En primer lugar, debes llamar la atención desde el principio con frases directas y positivas que demuestren tu motivación por acceder al puesto. En el cuerpo de la carta habla de tus habilidades y de cómo te podrían ayudar en tu desempeño. Finalmente, personaliza el contenido y muestra tu accesibilidad e interés para facilitar que se pongan en contacto contigo.
  • Cuida el diseño. No solamente importa el contenido de tu carta, sino que también es importante que sea atractiva a nivel visual para que resulte llamativa para quien la lea. Por supuesto, es fundamental cuidar la ortografía y también la estructuración, con párrafos para separar las ideas y frases simples que faciliten la lectura.
  • Lleva a cabo un seguimiento de las candidaturas enviadas. Si no obtienes respuesta en un primer momento, no te preocupes. Esto puede deberse a que tu carta aún no ha sido revisada. Sin embargo, si no se tienen noticias tras varios meses desde la primera toma de contacto, es importante que se muestre interés por el estado de la candidatura. Además, en el caso de que se produzcan cambios importantes en tu experiencia o conocimientos, conviene volver a enviar tu currículum actualizado.

Debemos tener claro que hay cambios en el mundo de los Recursos Humanos que afectan y modifican las posibilidades que tenemos para encontrar trabajo pero, de la misma manera que ocurre con la digitalización, debemos saber sacarle todo el partido posible y utilizarlos en nuestro favor. La carta de presentación, la inclusión del currículum digital o las entrevistas por videoconferencia, son algunos de los elementos que han tenido que adaptarse al nuevo escenario.

En la app Randstad Empleo tendrás en tu mano las mejores ofertas para ti y podrás medir tus competencias en nuestro test.  ¡Descárgatela!