La redefinición del talento pasa por el desarrollo de nuevas habilidades tecnológicas, cada vez más demandadas por parte de las empresas. Esto no solamente sucede en los procesos de selección, sino que es habitual que se valore en mayor medida a los trabajadores que tienen más destreza y formación. De esta manera, el profesional digital es más productivo, polivalente y está mejor preparado para los nuevos retos laborales.

 

La nueva gestión del trabajo

Las nuevas generaciones que están accediendo al mundo laboral, donde destacan los centennials, tienen la ventaja competitiva de ser nativos digitales. Esto les brinda una mayor facilidad a la hora de aprender y trabajar con las herramientas más novedosas, porque han crecido en un entorno similar. Gracias a ello, los procesos productivos que llevan a cabo se simplifican y se aceleran.

Para compensar su desventaja, los profesionales no tan jóvenes necesitan actualizarse adquiriendo conocimientos y desarrollando nuevas habilidades a través de diferentes herramientas. Además de manejar las nuevas aplicaciones, el nuevo ecosistema digital requiere de habilidades humanas como el pensamiento crítico, la creatividad, la empatía o la resolución de problemas.

 

La formación continua gracias a las nuevas herramientas

La tecnología no para de evolucionar y por eso es importante ir a su mismo ritmo para no quedarse atrás. Por ello es fundamental la formación continua en las empresas, que también está cambiando gracias a las plataformas e-Learning. Estas herramientas están dedicadas a la formación online, aportando múltiples ventajas, entre las que destacan las siguientes:

Comodidad: los trabajadores no tienen que desplazarse a centros de formación, sino que adquieren los conocimientos online desde su lugar de trabajo.

Ahorro de tiempo: los métodos didácticos de las plataformas e-Learning son dinámicos e interactivos, lo que permite que el empleado aprenda de manera más rápida y amena.

Flexibilidad: no hay horarios para este tipo de formación, sino que el trabajador elige el mejor momento para acceder a los contenidos.

Especificidad: estas plataformas ofrecen un amplio abanico didáctico, por lo que el trabajador puede elegir la parte que mejor se adapte a sus necesidades.

 

La tecnología aplicada al día a día en el trabajo

El ecosistema digital ha permitido la aparición del empleado 3.0. Se trata de un perfil versátil, que aprovecha las ventajas que le proporciona la tecnología para ser más productivo, actuando en horarios flexibles y desde distintos lugares.

Es uso de herramientas que permiten trabajar de manera remota ya forma parte del día a día en las empresas. Estas permiten llevar a cabo la organización y el seguimiento de las tareas, almacenar los archivos en la nube, facilitan la comunicación y favorecen la realización de tareas conjuntas desde la distancia.

En esta línea están surgiendo nuevas tecnologías que ya se postulan como una palanca más para revolucionar el mundo del trabajo:

  • Realidad virtual: permite sumergirse en un entorno completamente digital. Con unas gafas y unos auriculares, la persona se sumerge en una situación totalmente distinta lo que le permite tener una experiencia sensorial completa. Un empleado puede simular tareas de manera detallada y así estar mejor preparado para completarlas en el mundo real.
  • Realidad aumentada: tiene que ver con la anterior. Aquí el protagonista puede visualizar lo que tiene ante sus ojos aunque entran en juego objetos virtuales. Esto resulta muy útil para crear proyectos y realizar pruebas o experimentos a partir de una situación real.
  • Realidad mixta: es un híbrido entre la realidad virtual y la realidad aumentada, extrayendo lo mejor de ambas. Gracias a ella se puede interactuar con objetos virtuales en un contexto real y con elementos virtuales en la realidad. Esto abre un amplio espectro de posibilidades para el campo laboral, ya que elimina las barreras espaciotemporales y las del idioma, porque lleva un sistema de traducción en tiempo real.
  • Drones: el desarrollo de naves aéreas no tripuladas está influyendo en el mundo laboral facilitando muchos procesos gracias sus cámaras y sensores, que son una inmensa fuente de datos. Esto permite a los profesionales controlar un mayor número de variables y mejorar la precisión de sus tareas.

Este tipo de tecnologías ya se utilizan en áreas como la ingeniería, arquitectura, medicina, entretenimiento o educación. Lo que se conoce ahora es aún la punta del iceberg, ya que son tecnologías en desarrollo y sus aplicaciones y formas de uso se multiplicarán en el futuro.

 

Refuerza tu presencia digital para mejorar tu empleabilidad

Además de estar en sintonía con el entorno digital, es importante demostrarlo, lo que se consigue con una buena marca personal digital. Para ello, se recomienda contar con un planning estructurado en el que queden reflejados los objetivos, las acciones a realizar y el calendario de estas. Un blog es un buen eje sobre el que articular la estrategia, por lo que es importante que sea de calidad a nivel de diseño y contenidos, además de ser constante en las publicaciones.

El fin principal es la diferenciación y por ello es aconsejable centrarse en aspectos concretos buscando la especialización en un tema, para así poder ofrecer algo de valor que no ofrezca el resto. El otro aspecto fundamental es la difusión, donde las redes sociales son las mayores aliadas. Además, no se debe infravalorar la promoción offline, donde el networking puede ser una gran ayuda.

La era digital es una realidad consolidada y ofrece un universo cada vez más amplio de posibilidades en el ámbito laboral. Por ello adquirir competencias digitales es algo importante, ya que gracias a ellas los profesionales son más efectivos en su trabajo y su talento se revaloriza para las compañías. Impulsar tu carrera profesional está en tu mano y a menos clics de distancia de lo que crees.

Y tú, ¿aprovechas la tecnología para mejorar tu carrera profesional?