sector construcción año 2022

Tiempo de lectura: 5 minutos

Al igual que en otros sectores del mercado, el de la construcción también se ha visto obligado a modernizarse y evolucionar, sobre todo en estos dos últimos años marcados por la pandemia y las nuevas tecnologías. Una evolución muy oportuna, dado el crucial papel que juega el sector de la construcción en nuestro país. Supone alrededor del 12,5% del PIB y emplea a más de 1,3 millones de personas

A mediados de año, Randstad ya destacó en un estudio el buen comportamiento de la construcción, un sector que ha terminado el año registrando cerca de 1,3 millones de afiliados en el conjunto del país, lo que supone un crecimiento de 50.048 personas en el conjunto del año.

Randstad también ofreció en su estudio una serie de cifras interesantes sobre la situación del sector. Los trabajadores son fundamentalmente hombres, ya que los 97.823 contratos firmados, el 91,3% han sido firmados por varones (89.306) mientras que las mujeres apenas representan el 8,7% (8.517). En cuanto a la edad, Randstad detecta que la mayor parte de los trabajadores del sector, un 91,1%, es mayor de 25 años. En concreto, el 50,5% tiene una edad situada entre los 25 y los 45 años, y el 40,6% restante es mayor de 45 años, mientras que los menores de 25 solo suponen el 8.9%

En definitiva, las cifras que arroja el sector son positivas, pero pueden serlo aún más en este 2022 si las condiciones sanitarias permiten la dinamización de un sector que se ha convertido en la locomotora de nuestra economía. Un aspecto que sin duda será crucial es la llegada de los tan anhelados fondos europeos para la recuperación, que permitirá poner en marcha proyectos e iniciativas que tendrán su repercusión en la generación de empleo en el sector de la construcción y las infraestructuras.

En este sentido, el dinamismo de la logística también va a tener una influencia positiva para la construcción, ya que las empresas están demandando nuevos espacios e infraestructuras en todo el país. El notable auge del comercio electrónico, la inmediatez que ofrece y el cambio de las rutinas de los consumidores, han tenido su repercusión en un sector fundamental para la recuperación económica y del empleo, con derivadas positivas para la construcción.

Un sector sólido y sostenible

El 2022 vendrá marcado por una creciente demanda en lo que se refiere a proyectos más sostenibles. El principal objetivo de estas construcciones es el de reducir desechos, es decir, reutilizar aquellos materiales y elementos empleados que tengan otra vida útil. Dentro de esta tendencia sostenible, podemos incluir las relacionadas también con la eficiencia, como el uso de placas solares o la energía eólica.

Con relación al tipo de vivienda que demanda el ciudadano, se puede observar una evolución hacia viviendas y oficinas más eficientes, en las que se revalorizan los espacios y ofrecen sistemas innovadores, tanto en la venta como en el alquiler.

La resiliencia del sector de la construcción ya fue puesta a prueba tras la gran crisis financiera de 2008, y sigue demostrando fortaleza y solvencia pese a la coyuntura de los últimos meses. Sin embargo, la falta de fondos que se destinan a esta industria, el encarecimiento de las materias primas que ha llevado a un aumento de los costes de construcción y la falta de mano de obra cualificada son retos a los que la industria tiene que hacer frente.

En Randstad conocemos las peculiaridades de un sector fundamental no solo en la estructura económica de nuestro país, sino también en la generación de empleo. Por ello, disponemos de consultores especializados en la construcción, capaces de ofrecer a sus clientes una completa base de datos con el talento necesario para afrontar con garantías la recuperación.

¿Quieres saber más?