Cómo enfrentarse a una dinámica de grupo | 880

Se trata de una práctica en la que se reúne a varios candidatos para resolver un tema o problema planteado por el entrevistador en un tiempo estimado entre 30 y 60 minutos. En ella participa un grupo de personas para mostrar sus diferentes puntos de vista y llegar a una solución de manera grupal y consensuada.

Mientras dura la actividad, se valora la forma de comunicar, el lenguaje corporal, la capacidad de escuchar, dialogar, persuadir y cooperar en equipo, así como la habilidad en la toma de decisiones o la creatividad, entre otros aspectos. Permite exponer las aptitudes y competencias de cada persona ante algunos supuestos propios que se dan en el trabajo de equipo, así como el grado de educación, respeto, sinceridad y empatía que muestran hacia los compañeros

Es una manera de conocer la actitud, la conducta y el talento de los candidatos, ya que permite descubrir qué características tienen y cómo se desenvuelven cuando tienen que trabajar en grupo. El objetivo final de estas dinámicas es que el entrevistador conozca la personalidad, detecte las habilidades y observe cómo razona cada persona que participa en el proceso de selección para verificar y decidir quién es la persona ideal para el perfil que están buscando.


¿Qué tipos de dinámicas existen?
En la actualidad, disponer de un buen currículum es importante, pero no decisivo.  La actitud sí es determinante. Por eso, las empresas llevan a cabo diferentes tipos de dinámicas de grupo, cada una de ellas con un objetivo distinto y tratando de encontrar a la persona adecuada que cumpla las características requeridas. ¡Descubre las diversas modalidades!

– Brainstorming: o  “lluvia de ideas”. Se trata de una técnica grupal que fomenta la imaginación con el objetivo de que los candidatos muestren su creatividad. Permite formular multitud de ideas de manera libre, espontánea y original sobre un tema específico planteado. Los participantes deben alcanzar un acuerdo con relación al tema establecido. Panel: es una práctica que reúne entre cuatro y seis personas. Cada candidato presenta y aborda un aspecto del tema elegido. Tras haber expuesto cada uno su punto de vista, el resto de los participantes pueden completar la información para enriquecer los conocimientos del grupo. En última instancia, se abre turno de preguntas para dar respuesta a aquellos aspectos que no hayan sido aclarados y el entrevistador pedirá un resumen de las ideas más destacadas a cada uno de los presentes. Se valora especialmente la claridad en la exposición y la capacidad de hablar en público.

– Debate: es un método en el que participan dos o más personas que tratan de abordar un tema desde posiciones enfrentadas. Los candidatos son previamente conocedores de cuál es su postura, a favor o en contra, y, a partir de ahí, tienen que defender sus argumentos de manera clara y concisa. Se tiene en cuenta la capacidad de análisis y la persuasión.

– Rol playing: o “juego de roles”. En esta práctica el entrevistador propone un escenario imaginario en un momento de crisis. Cada candidato afronta el problema de acuerdo con un rol concreto asignado previamente y tomando decisiones determinantes para el grupo. Permite conocer las reacciones de los participantes ante determinadas situaciones. Se valora la capacidad de persuasión, habilidades sociales y adaptación.

– In basket: es una dinámica en la que se plantea a los candidatos una situación cotidiana del puesto de trabajo al que optan, que deberán afrontar a través de su experiencia y conocimientos. Es una oportunidad única para demostrar el bagaje profesional y la capacidad de análisis. Se tendrá en cuenta la capacidad de organización y la toma de decisiones.

 

Principales roles en las dinámicas grupales
El rol que toma cada persona en un grupo de trabajo es un claro indicativo de cómo actúa y cuál es su grado de implicación con sus compañeros. Precisamente, conocer el papel que desempeña cada candidato cuando trabaja en equipo es uno de los objetivos que se buscan con las dinámicas de grupo. Generalmente, este rol se asume de forma espontánea por la propia personalidad del participante, aunque, en otras ocasiones, es asignado por el entrevistador, quien deberá adoptar una posición observadora.

De esta manera, atendiendo al comportamiento de los participantes, se pueden destacar los siguientes roles en las dinámicas grupales:

– Opinante: ofrece su pensamiento en relación con el tema que se plantea, centrándose en sus propios argumentos y valores y en los que deben representar al grupo, sin hacer énfasis sobre hechos o información. Este comportamiento denota capacidad de participación y plena confianza en sí mismo.

– Coordinador: trata de organizar las ideas expuestas por los diferentes participantes durante la práctica, de manera que se puedan presentar de forma clara y ordenada. Sus actos demuestran que es una persona decidida y responsable con sus actos.

– Orientador: define cuáles son los objetivos del equipo de trabajo y la dirección que debe seguir para conseguirlos. Señala cuándo el grupo no está dando los pasos acordados y cuándo la conversación está derivando en un rumbo erróneo. Este papel es adoptado por personas con iniciativa y con una gran habilidad en la toma de decisiones.

– Evaluador: se encarga de evaluar los logros del grupo y poner en cuestión las ideas, sugerencias e intervenciones de los participantes cuando no le parecen adecuadas. Este rol es propio de personas que tienen plena convicción en sus actos y con una gran capacidad de análisis.

– Estimulador: elogia las ideas y ensalza las aportaciones del resto de candidatos. Expresa comprensión y aceptación por la actitud y por los diferentes puntos de vista de sus compañeros. Es una persona que muestra una cualidad fundamental: la escucha activa.

– Conciliador: actúa de moderador entre las diferentes posturas y opiniones que puedan tener el resto de los participantes. Trata de mediar cuando hay un desencuentro y calmar los ánimos cuando hay un alto grado de tensión transmitiendo cordialidad. Sus actos demuestran que es una persona tranquila con una gran capacidad para trabajar en equipo y con una alta estabilidad emocional, que le permite controlar sus impulsos y emociones.

– Agresor: tiene una actitud provocadora y violenta respecto al resto del grupo. Mostrar continuamente desaprobación y poco interés por las demás ideas, dirigirse a sus compañeros en tono burlesco o atacar al grupo con sus expresiones son algunas de sus actuaciones más recurrentes. Este rol es propio de personas que no saben gestionar sus emociones y cuya forma de comunicar está lejos de ser la correcta.

– Obstructor: ofrece un pensamiento negativo a todo lo que acontece durante la dinámica grupal. Su actitud ralentiza el proceso, ya que genera continuamente nuevos problemas. Demuestra con su actitud que no tiene capacidad para resolver problemas y no sabe trabajar en equipo.

 

5 consejos para superar con éxito una dinámica de grupo
La utilización de técnicas como la entrevista telefónica o las dinámicas de grupo suponen una mejora cualitativa de los procesos de selección. Son el paso previo a la entrevista personal y sirven como recursos complementarios porque permiten conocer quién se ajusta al candidato que las empresas buscan.

Esto supone que superar un proceso de selección conlleve cada vez una complejidad mayor. Los entrevistadores necesitan recoger la máxima información de los candidatos para poder tomar una decisión.  Por ello, conocer cómo actuar en una dinámica de grupo te permitirá demostrar al máximo todo tu potencial y afrontar esta situación con mayores probabilidades de éxito. ¿Quieres ser el candidato ideal? ¡Presta atención a estos consejos!:

– La naturalidad es tu punto fuerte. Muéstrate tal y como eres, sé auténtico. Aparentar un comportamiento que no te corresponde sólo te servirá para perjudicarte a ti mismo. La espontaneidad es lo que permitirá que te conozcan verdaderamente.

– Argumenta tus ideas. Reflexiona y sé coherente con tus comentarios. Decide cuándo participas y aporta valor en todas tus intervenciones. Debes dar tu opinión y tienes que hacerlo justificando tu criterio con análisis y determinación. ¡Benefíciate de tu capacidad de persuasión!

– Saca el máximo partido a tu creatividad. Tus planteamientos, además de argumentados, deben ser novedosos y creativos. Para ello, es esencial que los nervios no se apoderen de ti. Estar relajado y tranquilo te ayudará a tener ideas realmente valiosas.

– Tu imagen es tu carta de presentación. Atiende al máximo todos los detalles. Es imprescindible que cuides tu postura corporal, tu tono de voz y tu estado de ánimo. Demuestra ganas de colaborar, ilusión por participar en la dinámica de grupo y, sobre todo, gestiona y controla tus emociones. ¡Tu actitud es clave!

– Respeta a tus compañeros. Manifiesta una actitud respetuosa en todo momento. Escucha a los demás participantes de manera activa y muestra interés. Es esencial que durante tus intervenciones no actúes con hostilidad ante el resto. ¡El resto de los participantes no son tus enemigos!

Las dinámicas de grupo son métodos muy válidos para predecir el comportamiento que los participantes pueden adoptar en el lugar de trabajo. Tú, como candidato, eres quien crea tu propia imagen y quien puede mostrar todo el talento que realmente posees. Por tanto, tú debes elegir, a través de tus palabras y actitud, la imagen que quieres proyectar.

 

Y tú, ¿te ves capacitado para presentar todo tu potencial?