El pasado 21 de noviembre tuvo lugar una nueva edición de [reflexiones], esta vez, de Executive Search, la línea de Randstad que identifica y selecciona los mejores profesionales para posiciones ejecutivas. Durante la jornada, nos acompañaron directivos de primer nivel de sectores diferentes. Además, contamos con Alberto Terrón, Country Manager de Executive Search en España; Natalia Cabanas, impulsora de la línea de negocio de Executive Search; y María Cantera, Team Leader de Randstad Professionals. 

El objetivo de [reflexiones] es compartir experiencias y puntos de vista diferentes, en el que profundizar y reflexionar sobre temas de actualidad. En esta ocasión, se debatió sobre cómo impulsar las compañías a través del liderazgo transformacional.  

La jornada arrancó con Alberto Terrón lanzando datos del estudio The future of employment”, de la Universidad de Oxford, que invitan a la reflexión: “En los próximos años se van a destruir el 47% de los empleos en Estados Unidos, lo que en total se traduce en 75 millones de empleos”. 

Por el contrario, hay autores que tachan esto de extremo, y afirman que “destruiremos un 12% de los empleos debido a la inteligencia artificial y a las nuevas tecnologías, pero se crearán un 13% de nuevos empleos”.

1.- Cambios en los modelos de negocio: 

Entonces, ¿qué cambios se están produciendo en los modelos de negocio? ¿Cómo afectan a la relación con el cliente?

Recogemos las principales conclusiones del encuentro:

  • El contexto de velocidad y cambio en el que nos encontramos exige abandonar los estilos de liderazgo transaccionales a favor de liderazgo transformacional, lo que implica dejar la jerarquía de lado y estar más cerca de las personas.
  • La velocidad y el impacto actual de los cambios se establecen como elementos diferenciadores respecto a otras transformaciones vividas.
  • Todos los sectores, incluso los más tradicionales, pueden innovar y digitalizarse. Dicho esto, observamos cierta dificultad entre las empresas más tradicionales por innovar o invertir en transformación, porque comúnmente, tienen otros problemas financieros y otras expectativas o prioridades en sus consejos de administración. 
  • Los modelos de relación con el cliente han cambiado, así como sus exigencias. Elementos como la sostenibilidad, la relación con proveedores o condiciones de trabajo de los empleados, se incluyen como criterios en la decisión de compra.
  • Esta transformación por fin nos capacita y permite dar respuesta a necesidades que antes no estábamos en medida de poder cubrir. Ahora, las empresas compiten por ofrecer un valor añadido en forma de “experiencia cliente” y apuestan por estrategias de fidelización.
  • A pesar de la complejidad del entorno e incertidumbre que nos rodea, debemos pensar en una estrategia a largo plazo (10-20 años). Esto permitirá encontrar un equilibrio financiero y humano para ser capaces de defender e invertir, por lo que es muy importante realizar un ejercicio de parar y reflexionar hacia dónde queremos ir.  
  • La innovación no siempre es rentable en el corto plazo. El retorno de la inversión llega en el medio-largo y debemos saber ser pacientes.
  • Para invertir en innovación las empresas deben tener un pulmón financiero que lo permita. Observamos que un gran número de empresas, generalmente PYMES, sufren de problemas financieros y otras expectativas o prioridades en sus consejos de administración.
  • Se pueden distinguir dos tipos de innovación dentro de las empresas: corporativa, la que ocurre dentro de la compañía con el objetivo de ser más eficientes, y disruptiva, cuya finalidad es transformar el negocio.
  • Surgen nuevos retos, entre ellos, la atracción de talento. Tenemos que descubrir cómo atraerlo y cómo resultarle atractivo, y esto, solo lo conseguimos a través de innovación.
  • El mayor cambio que están sufriendo las organizaciones es una transformación cultural. El impacto principal del cambio y la velocidad ha sido la cultura y la organización de la empresa, por tanto, la mayor transformación es de las personas.
  • Es fundamental contar con empleados motivados, lo que supone una ventaja competitiva. Con ellos, la inteligencia artificial no compite, sino que les libra de una serie de tareas automáticas, lo que les permite hacer lo que realmente quieren hacer y lo que les aporte valor.
  • La transformación cultural tiene que expandirse desde dentro de la organización hacia afuera. El gran reto de las organizaciones no consiste en aprender, sino en desaprender, y ¿cómo desaprende una organización? Las empresas apuestan cada vez más por contratar talento externo con perfiles diferentes, que no tiene, pero si en los procesos de induction y onboarding se dedica toda la energía en explicar cómo funciona la empresa, entonces dejan de aportar valor.

2.- Liderazgo transformacional:

¿Cómo es ese nuevo estilo de liderazgo que impulsa a estos cambios en las empresas? 

  • El contexto de velocidad y cambio en el que nos encontramos exige abandonar los estilos de liderazgo transaccionales a favor de liderazgo transformacional, lo que implica dejar la jerarquía de lado y estar más cerca de las personas.
  • El líder transformacional busca rodearse de los «perfiles aventureros», que empujen proyectos y quieran cambiar la compañía.
  • Tenemos que dejar paso al nuevo talento joven, preparado para tomar decisiones en base a datos, hay que darles esa libertad porque de ahí surgen los cambios.
  • Los líderes deberían pasar mucho tiempo fuera de la empresa, participando en proyectos y foros disruptivos, descubriendo nuevas tendencias y así anticipándose a lo que puede venir.
  • Los líderes deben creer y confiar en la transformación, sino, será muy difícil hacerla realidad.
  • En la actualidad existen nuevos perfiles dentro de las organizaciones que están cambiando las formas de comunicación. Hoy es todo mucho más transversal, colaborativo, sin embargo, todavía hay muchos directivos que son un freno para evolucionar la compañía hacia donde tiene que ir.
  • Es necesario buscar la transversalidad de los perfiles directivos, para así enriquecer la compañía. Tiene que ser gente diferente y capaz de cambiar las cosas.


En conclusión, hoy las empresas necesitan evolucionar de forma muy rápida para adaptarse a los cambios que demanda la sociedad. Las que se transformen de manera eficaz, conseguirán alcanzar el éxito. Dentro de este nuevo panorama, los líderes tienen un papel primordial, y en sus manos está el futuro de la organización. Es por esto que se necesitan líderes transformacionales, que orienten la organización hacia el cambio y la innovación, que motiven y guíen a las personas y que fomenten la creatividad y la participación. Su actuación será indispensable para lograr objetivos y mantener la competitividad de la empresa.