Las últimas cifras publicadas por la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) no dejan lugar a dudas. Según ellas, esta industria se sitúa como el primer sector industrial del país, con un volumen de negocio de producción que ya supera los 116.000 millones de euros, lo que supone una aportación a la economía española del 3% del PIB. Y esto, por supuesto, está teniendo su reflejo en el empleo. De hecho, actualmente la afiliación a la Seguridad Social supera las 425.000 personas, con un 36% de tasa de empleo femenino. Además, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), el sector industrial, al cual la alimentación y bebidas aporta el 16%, creció a lo largo de 2019 en 55.400 personas.

Además de poner de manifiesto el aumento de la industria alimentaria, estas cifras permiten identificar un par de tendencias claras en el mercado laboral, tal y como establece el Informe de Empleo 2019 publicado por la FIAB, correspondiente al primer semestre del año pasado, que es del último del que se tienen datos. En primer lugar, se aprecia una evolución hacia la contratación a jornada completa, con cifras que durante ese periodo sitúan el peso de esta en un 93%, un resultado al que contribuye de manera especialmente reseñable el segmento de las bebidas. En segundo término, se constata también el continuo avance de los contratos indefinidos, creciendo tanto en el segmento de bebidas como en el de alimentación, que alcanza conjuntamente el 69,7%. Ambos parámetros, según asegura el informe, se conforman como indicadores plausibles de la política laboral con la que esta industria está afrontando su desarrollo y expansión. Y como complemento a esto, se aprecia también la importancia que va tomando en el sector el empleo juvenil (de 16 a 35 años), que ya representa cerca de un tercio de la ocupación total de esta industria al cierre del primer semestre del año pasado.

Retos en la gestión del talento 

Otro de los aspectos destacados en esta industria es el fomento y la fidelización del talento. En este caso, acudimos al informe de Randstad Research ”El futuro del empleo en el sector de industria alimentaria”, según el cual el déficit de talento es un problema que está impactando en el sector de la industria alimentaria, aunque la proporción de empresas afectadas por el mismo es inferior a la media de sectores de la economía española. Aun así, repercute en casi la mitad (46%) de ellas, y cuatro de cada diez expertos consideran que se agravará en el futuro (el 43%). En el sector de la industria alimentaria, además, el 42% de las empresas experimenta el problema del déficit de talento en todo tipo de perfiles, tanto los más cualificados como los menos.

"El déficit de talento es un problema que está impactando en el sector de la industria alimentaria"

Afortunadamente, según indica el documento, las empresas de esta industria se van dando cuenta de esta necesidad y están fortaleciendo la contratación de personal cualificado, con un aumento de las posiciones de contenido técnico y profesionales científicos, llegando al 14,4% del total de los puestos de trabajo del sector. Y, por supuesto, eso también está teniendo su reflejo en la formación de sus trabajadores, que se fortalece con una mayor presencia de empleados tanto con formación profesional como universitaria.

Todo ello atestigua el notable esfuerzo que viene realizando la industria de alimentación y bebidas en términos de mejora de la calidad y la innovación.

Estos datos ponen de manifiesto también la importancia que las empresas del sector están dando a la fidelización del talento, con medidas de flexibilidad, bienestar y conciliación que permitan que no se marchen sus empleados. Precisamente, tal y como asegura el informe de Randstad Research, el grado de rotación en el sector de la industria alimentaria es relativamente reducido. Por ejemplo, en aproximadamente un tercio de las empresas, el grado de rotación no supera actualmente un 2%; mientras que únicamente para el 17% de las empresas del sector la rotación es un reto, ya que supera un 10% en tasa anual.

En definitiva, la industria de alimentación y bebidas sigue caminando por la senda del crecimiento, lo que, a su vez, se está dejando notar en mayores oportunidades para el empleo. Sin embargo, se empieza a observar una ligera pendiente que está empezando a ralentizar su avance.

¿Necesitas incorporar en tu empresa personal del sector alimentación? En Randstad, ¡te ayudamos!