La generación Z (nacidos entre 1995 y 2010) ya ha cumplido un cuarto de siglo y empieza a incorporarse al mercado laboral. Esta generación post millennial no concibe el mundo sin tecnología ya que son capaces de utilizar hasta cinco dispositivos al mismo tiempo, además de que aspiran a conseguir mejores políticas de conciliación laboral, son propensos al coworking y su tiempo libre se vincula cada vez más a sus vocaciones profesionales, lo que incluye viajar.

¿Cómo se está transformando este mercado con la irrupción de estos nuevos perfiles?

Para esta generación, viajar por razones de trabajo les aporta más motivación, conocer lugares nuevos que potencian su creatividad, compartir proyectos profesionales de manera internacional, salir de la rutina laboral y poner a prueba sus capacidades profesionales fuera de su zona de confort (idiomas, culturas diferentes, lugares desconocidos…).

La situación de las agencias de viajes

Los profesionales que se dedican a trabajar en agencias de viajes viven una etapa de especialización en destinos y perfiles de clientes. Si cada vez se viaja más por trabajo, es natural que su conocimiento de los diferentes lugares sea más amplio y concreto que el de la mayoría de las personas. Asimismo, la irrupción al mundo laboral y a la mayoría de edad de los pertenecientes a la generación Z abre varias posibilidades de mercado.

Por un lado, los nuevos y jóvenes trabajadores que se dedican o piensan dedicarse a la consultoría de viajes encuentran una respuesta a sus inquietudes: trabajar en un entorno motivador y atractivo que cumple con sus expectativas de conocer mundo. Por otro, permiten ofrecen a otros de su edad soluciones a medida de lo que buscan, ya sea bien por ocio, o bien por negocio.

La tendencia general es que el foco se dirige cada vez más a los diferentes tipos de públicos determinados. Aunque sin duda, la generación Z se sitúa como prescriptora para muchos otros viajeros.

La agencia online

En este sentido, el hecho de que sean nativos digitales les permite encontrar las mejores ofertas y promociones, lo que hace que se decanten también por las agencias de viaje online (OTA, en sus siglas en inglés), tanto para sus viajes de ocio como de trabajo.

En relación a este punto, cabe destacar un estudio de 2017 elaborado por el Observatorio del Mercado Premium con el nombre “High value city tourism”, en el que se afirmaba que “el 67% de los viajeros de negocios reconocen que a menudo se toman un tiempo libre cuando viajan a una ciudad por trabajo y que el 58% con frecuencia añade un día o varios días a su estancia para descubrir la ciudad por su cuenta”. A esta tendencia se la conoce con el nombre de bleisure, del inglés «business with leisure» (negocios con ocio). En este sentido, la profesionalización de los perfiles agentes online será más que nunca una necesidad a cubrir con el objetivo de ofrecer la omnicanalidad que las nuevas generaciones, sobre todo los Z, ya están demandando.

Por ello, todo apunta a que le bleisure seguirá aumentando en los próximos años a medida que los Z se vayan incorporando al mercado laboral. Los travel managers deberán orientar la organización de los viajes de trabajo a la obtención de experiencias y entretenimiento de un viajero permanentemente conectado.

Los nuevos travel managers

Una vez analizadas las tendencias que millennials y Z están trayendo consigo al sector de los viajes, cabe comentar las características que esta nueva fuerza laboral debe poseer si deciden dedicarse a la organización de desplazamientos corporativos y de ocio:

– Conocer a los clientes.

– Poseer conocimientos de los segmentos del mercado.

– Conocer los productos que se ofertan.

– Mantener un trato directo y cordial con los proveedores.

– Tener facilidad de idiomas y de relación.

– Saber preparar planes de acción en caso de imprevistos.

Así pues, el futuro de los viajes de negocios ya está presente, dando sus primeros pasos hacia un cambio de modelo de la mano de jóvenes profesionales que, sin duda, impulsarán el progreso y la innovación en el sector.

A modo de conclusión, la omnicanalidad y la tecnología aplicada al negocio son los cambios inminentes que se aplicarán a la distribución de productos turísticos que modificarán el actual modelo de agencia de viajes.