Tiempos de lectura: 7 minutos.

Las personas son el mejor activo que pueden tener las empresas y el reto de todas ellas es cuidar de su capital humano, ofreciendo las condiciones óptimas para que pueda desarrollarse y hacer brillar su talento.

En estos tiempos tan cambiantes condicionados por la pandemia, las necesidades y estímulos de los empleados van cambiando y en muchas ocasiones no se sienten suficientemente motivados. Esto hace imprescindible que las organizaciones busquen nuevos sistemas que faciliten una mejor conexión entre su cultura y las demandas del talento. Una solución ideal para ello y cada vez más utilizada es el modelo Teal.

De dónde surge y cómo es la evolución de la empresa hacia el modelo Teal

Este sistema fue desarrollado en 2014 por Frederic Laloux, en su libro Reinventando las Organizaciones. Esta obra es una gran investigación a empresas de entre 100 y 40.000 empleados pertenecientes a diferentes sectores, con el objetivo de encontrar los aspectos clave de cara a la motivación de los trabajadores.

Tras este análisis, distingue las organizaciones empresariales en cinco colores:

  • Rojo: es el tipo organización más primitivo, en el que existe un líder que se impone a partir del miedo y tiene toda la autoridad sobre el resto de las personas, quienes se dividen el trabajo y las funciones. Este modelo lo emplean grupos como mafias o bandas callejeras y no es recomendable para las empresas.
  • Ámbar: es una estructura piramidal con una jerarquía marcada, roles muy definidos, un alto control sobre todos los niveles y un enfoque al largo plazo. La antigüedad es un aspecto fundamental a la hora de escalar en la pirámide. Este sistema se utiliza en gran medida en el sector público.
  • Naranja: este tipo de estructura llegó a partir de la revolución industrial y en ella se mantiene la estructura piramidal, pero en este caso la meritocracia es el criterio principal para promocionar, valorándose la consecución de objetivos individuales y la innovación. El objetivo es maximizar el beneficio económico de las organizaciones, de ahí que lo continúen utilizando algunas grandes corporaciones.
  • Verde: posteriormente surgió un nuevo modelo enfocado a la adaptación frente a los cambios constantes bebiendo de filosofías como Agile o Lean. En él, los valores corporativos tienen un papel fundamental, creando una identidad propia más conectada emocionalmente con los clientes. También se da un empoderamiento de los empleados, abandonando la estructura piramidal y con una toma de decisiones más consensuada. Además de muchas grandes empresas multinacionales, también siguen este planteamiento algunas ONGs.
  • Teal (verde azulado): este va un paso más allá y en él las organizaciones pasan a ser organismos vivos y anti-frágiles, es decir, toman cada adversidad como una oportunidad de mejora y ponen al empleado en el centro de la toma de decisiones.

Conoce los tres pilares en los que se basa

El modelo Teal tiene múltiples maneras de aplicarse, aunque su esencia siempre es la misma y está cimentada en tres aspectos imprescindibles:

  1. Autogestión: se trata de una estructura descentralizada, en la que prima la confianza en los empleados, quienes pueden tomar decisiones, siempre que sean consultadas con las personas afectadas. Esto incentiva la colaboración entre equipos y la clásica organización piramidal pasa a ser horizontal, ya que se reduce notablemente el control de los altos cargos.
  2. Employer Branding: el sistema de empoderamiento, autonomía e involucración en la toma de decisiones provoca que los empleados se sientan partícipes del crecimiento de la organización. Todo ello hace que mejore su motivación y sean capaces de sacar partido a su talento, con un mayor nivel de energía, pasión y creatividad. Los frutos de este sistema no solamente traen beneficios inmediatos a la compañía, sino que mejora su capacidad de atraer talento y fidelizar el existente.
  3. Evolución: el modelo Teal se caracteriza por tener una serie de objetivos comunes para todos los miembros de la organización. Estas metas van en consonancia con los valores corporativos y permiten a los empleados poner su granito de arena para lograrlas y contribuir así a la modernización y diferenciación de la empresa, más allá de los aspectos económicos.

¿Qué ventajas puede ofrecer a tu compañía?

El sistema Teal supone importantes beneficios para tu empresa, sus empleados y todo el entorno, entre los cuales podemos destacar los siguientes:

  • Las personas son lo primero: el protagonismo otorgado a los empleados los involucra en el rumbo de la organización. Esto se traduce en un mejor desempeño y un fortalecimiento de la marca empleadora de la compañía.
  • Libertad de aprendizaje: al no haber un control estricto sobre los trabajadores, estos tienen más libertad para formarse e innovar sin miedo al fracaso. Todo ello facilita el desarrollo de la empresa y su diferenciación en el mercado.
  • Crecimiento individual y colectivo: este sistema propicia que los logros individuales lo sean también de la organización, lo que desemboca en un mayor nivel de compromiso y facilita el desarrollo a todos los niveles.
  • Aprovechamiento de oportunidades: los trabajadores se sienten estimulados día a día y no realizan sus tareas por cumplir con una obligación, sino que las toman como retos para desarrollarse personalmente, lo que repercute positivamente en el funcionamiento de tu compañía.

En estos tiempos de cambios, obstáculos y oportunidades, las empresas deben reinventarse constantemente para obtener el máximo provecho, diferenciarse y posicionarse en el mercado. Si quieres conseguir ese objetivo, necesitas una estructura que facilite el compromiso y motivación de tus equipos. El modelo Teal te ayuda a lograrlo, ya que es un impulsor de la innovación y permite una mejor adaptación a las diferentes situaciones que se te puedan presentar.

¡Y cuenta con nosotros! Desde Randstad somos tu mejor partner de RRHH y podemos ayudarte a construir equipos ágiles, flexibles, y capaces de afrontar todos tus retos.