preguntas-entrevista-de-trabajo-880.jpg
El científico Alexander Graham Bell afirmó: “antes que toda otra cosa, la preparación es la clave para el éxito”. A la hora de buscar trabajo, este proceso de organización y prevención es imprescindible. Una correcta preparación antes de enfrentarse a una entrevista de trabajo puede marcar la diferencia entre quien se queda en el muelle o zarpa hacia el mundo laboral.
Las preguntas difíciles durante la entrevista no son aleatorias. Están muy pensadas por los entrevistadores para inquirir en los candidatos y, de esta manera, determinar si van a encajar en el puesto de trabajo y en la compañía. Hay que tener presente que la sinceridad es lo fundamental.
No obstante, es conveniente conocer una serie de preguntas habituales e ir prevenido a la hora de responder. Esto evitará una metedura de pata, quedarse en blanco o contestar algo que pueda perjudicarte.
Atiende a estas 5 preguntas difíciles de contestar y aprende cómo dar en el clavo durante tu entrevista de trabajo. ¡A por ello!
  • 1. ¿Cuáles son tus debilidades?
A nadie le gusta admitir que tiene debilidades, y todavía menos delante de su posible futuro jefe. Pero negarlas, en este caso, no es la opción correcta. Una buena manera de responder es hablar de aquellas en las que trabajamos para superar, y así poder decir que se han tomado medidas para poder mejorarlas. Demostrar capacidad de crítica y autoconocimiento es siempre positivo.
Por ejemplo, lo correcto sería decir:
"En algunas ocasiones no me ha sido fácil integrarme en los equipos por mi timidez, pero he participado en distintas dinámicas grupales y creo que voy mejorando mis capacidades de comunicación y adaptacióin al entorno"
Y no: “No tengo ninguna debilidad”.
  • 2. ¿Qué es lo que menos te gustaba de tu otro trabajo?
Hay que tener especial cuidado con esta pregunta, pues nunca va a beneficiarte insultar o tu anterior jefe o menospreciar tu empresa previa. En vez de eso, centra tus objeciones en la ausencia de aquello que tú buscabas para tu futuro.
Una posible respuesta podría ser:
"Necesitaba nuevos retos que me permitiesen alcanzar mayores metas en el futuro".
En vez de:
"No tenía posibilidades de crecimiento porque no tenía buena relación con mi jefe".
  • 3. ¿Por qué tienes un “hueco” en tu historial de trabajo?
No debes de sentirte intimidado por esta pregunta. Haber estado desempleado durante un tiempo no es tan inusual, e incluso puedes sacar partido de ello remarcando los cursos, trabajos voluntarios, colaboraciones… que has realizado durante ese tiempo.

Es posible transformar lo que a priori podría ser una debilidad, en una ventaja, haciendo ver que en ese periodo de tiempo tus habilidades se han visto incrementadas.
Podrías responder:
"La última empresa para la que trabajé hizo recortes de personal y tuvieron que prescindir de mí. Ese periodo ha resultado ser muy productivo porque he tenido tiempo para hacer un curso de negociación y perfeccionar mi inglés".

En lugar de:
“Me despidieron y no he encontrado otro trabajo hasta ahora”.
  • 4. ¿Por qué deberíamos contratarte?
Esta pregunta puede ser una gran oportunidad para ti. Tienes que mostrar confianza y no tener miedo de decir que, sinceramente, crees que eres la mejor persona para desempeñar este trabajo.

Sin exagerar, céntrate en resaltar las características que te diferencian de los demás y marca la diferencia.

Otro buen método es investigar acerca de la empresa en cuestión que puede contratarte y destacar algunas de tus habilidades que puedan encajar en sus necesidades u objetivos.
Por ejemplo:
"Soy una persona voluntariosa, con ganas de aprender y dar el máximo. Tengo la capacidad de ofrecer siempre un poco más de lo que se me exige. Soy creativo y cuando se me asigna una responsabilidad, busco cómo aportar valor añadida".
Y no simplemente:
“Necesito un trabajo”.
  • 5. ¿Hay algo que quieras preguntarme?
Antes de asistir a una entrevista de trabajo, como ocurre con la anterior pregunta, debes de tener la perspicacia de informarte sobre la empresa. De este modo, verán que tienes interés por la compañía a la que aspiras formar parte. Se darán cuenta de que eres una persona curiosa e inquisitiva, que no se conforma con cualquier cosa y sabe a lo que se enfrenta.
Una posible respuesta sería:
"He podido ver que en los últimos tiempos habéis empezado a comercializar X producto. ¿Por qué optasteis por esa línea de negocio?"
Y no simplemente:
“Me ha quedado todo claro”.
Independientemente de las preguntas a las que te enfrentes, la honestidad, la positividad y la confianza en uno mismo son los ingredientes fundamentales a la hora de dar respuestas correctas.
Y a ti, ¿te han hecho alguna de estas preguntas? Cuéntanos tu experiencia.

​​