Chico y chica en entorno laboral-Fidelizar-talento

Las empresas ya no sólo valoran la formación y la experiencia de los candidatos. Ahora, otros aspectos como la actitud y la motivación son objeto de atención de los profesionales del talento. Sin embargo, también es importante considerar los motivos por los que los empleados deciden seguir en las empresas y aquellos por los que los candidatos apuestan por nuevos retos.

Según el Informe ‘Déficit de talento y desajuste de competencias’ de Randstad Research, el 55% de las compañías tiene problemas a la hora de encontrar el talento que necesita. Esta “escasez” de talento se detecta principalmente en aquellos puestos de trabajo que requieren empleados altamente cualificados (52,8%) o Formación Profesional (53,3%), y es que, España es uno de los países más amenazados por el déficit de talento: el 31,5% de la población activa de los jóvenes entre 25 y 29 años es de baja cualificación, situándose muy por encima de la media europea (12,6%).

Es por ello que las empresas que intentan cubrir vacantes en la actualidad, se enfrentan a desafíos externos, como la falta de candidatos con competencias adecuadas, falta de atractivo de su sector y falta de candidatos dispuestos a trabajar a tiempo parcial o en funciones contingentes. También tienen que hacer frente a diversos desafíos internos, como la ausencia de oportunidades de carrera profesional o escaso conocimiento de la marca de la empresa, entre otros.  

 

¿Qué busca el talento en una empresa?, y ¿las empresas en los candidatos? 

Hoy en día, existe un desajuste entre lo que las compañías ofrecen y lo que el talento demanda.

Según el Informe Randstad Research en ‘Tendencias de RRHH’ las empresas buscan:

  • Experiencia en el sector.
  • Actitud adecuada y fuerte motivación.
  • Competencias técnicas, esenciales para la posición.
  • Competencias específicas, como la formación en idiomas.
  • Ajuste con la cultura y valores de la compañía.
  • Competencias para posiciones innovadoras.

Ahora bien, para conseguir su propósito, las organizaciones tratan de generar incentivos, de forma que puedan fidelizar, atraer y retener al talento, como por ejemplo, planes de formación, flexibilidad horaria, teletrabajo, participación en proyectos, reconocimiento y visibilidad, entre muchos otros.

Pero, realmente, ¿qué es lo que el talento quiere?

Básicamente, los candidatos tienen en cuenta la conciliación laboral-personal, un ambiente de trabajo agradable, seguridad laboral y oportunidades de carrera.

 

Captar y fidelizar, ¿qué hace que los empleados se queden?

La fuga y la rotación de talento es uno de los mayores problemas que tienen que afrontar las empresas, por lo que uno de sus principales objetivos es generar engagement con los empleados.

¿Qué motivos llevan a los empleados a quedarse en una empresa?

  1. Work-life balance. La conciliación laboral-personal es una de las características mejor valoradas por empleados y candidatos, convirtiéndose en un factor de fidelización muy importante para dar respuesta a las responsabilidades que existen fuera del horario laboral.
  2. Seguridad laboral. Sentir la seguridad de tener un puesto estable y con futuro se posiciona como un factor fundamental.
  3. Trabajo interesante. Tener un trabajo que resulte interesante y motive, es una buena razón para quedarse.
  4. Buena localización. La localización de la empresa también juega un papel importante a la hora de tomar una decisión. Pasar muchas horas al día en coche o transporte público puede no ser una opción.

Por otro lado, ¿qué motivos llevan a los empleados a salir de una empresa?

  1. Falta de oportunidades de crecimiento profesional.
  2. Falta reconocimiento o recompensas.
  3. Problemas de conciliación
  4. Falta de interés por el trabajo.

Según Gallup, la firma global de análisis, el 87% de los profesionales no está comprometido con su trabajo.

En definitiva, la constante evolución del mercado obliga a las empresas a buscar perfiles específicos y cualificados, que tengan la experiencia y competencias necesarias, y a su vez, fidelizar al personal interno, por lo que las organizaciones se enfrentan a un nuevo reto: impulsar diferentes medidas e incentivos para la atracción y retención del talento.