Los nuevos retos para el profesional moderno, requieren una gran capacidad de adaptación. Para lograrlo, es necesario que el empleado reciba una formación efectiva, lo que solo se consigue con aprendizaje continuo y colaborativo. Esta capacidad para aprender de todo y de todos se conoce como learnability y las empresas están empezando a tenerla muy en cuenta.

Para fomentar este aprendizaje continuo ha surgido un nuevo perfil, el Learning Advisor. En otras palabras, se trata de un asesor para la formación interna de una compañía y por tanto debe estar a la última en cuanto a conocimiento en tecnologías y tendencias formativas respecta.

La principal función de un Learning Advisor es velar por que todos los profesionales tengan en su mano las herramientas adecuadas para formarse y compartir sus conocimientos con los demás. En definitiva, se trata de un asesor formativo que trabaja para que los equipos estén preparados a la hora de solventar posibles problemas o imprevistos.

 

Cualidades de un asesor formativo

La figura del Learning Advisor rompe con la concepción tradicional de una formación academicista, basada en cursos y seminarios, para introducir un nuevo concepto que la convierte en más autodidacta y colaborativa. El aprendizaje ya no es unidireccional, sino que se propaga por múltiples canales y en todas las direcciones. Para guiar a los trabajadores a través de esta nueva forma de aprendizaje, un buen asesor formativo necesita cumplir con los siguientes requisitos:

  • Concepción abierta de la formación y el aprendizaje: ser consciente que estos conceptos se redefinen constantemente y actuar en consecuencia.
  • Gran vocación autodidacta: ser capaz de encontrar por sí mismo soluciones aprovechando los recursos digitales disponibles, para así poder conseguir que los demás lo logren.
  • Capacidad de aprender de todos: tener por costumbre sacar el máximo conocimiento posible en las comunicaciones con el resto de profesionales de la empresa.
  • Visión humanista y empática: ser cercano para fomentar una cultura del aprendizaje 3.0, donde este sea fluido, multicanal y multidireccional.

 

Principales beneficios del Learning Advisor

El Learning Advisor puede llegar a revolucionar la cultura formativa de una organización. A través del desarrollo de nuevos métodos y aprovechando el poder de la tecnología, estos especialistas consiguen que el aprendizaje sea más efectivo, personalizado y estimulante para los profesionales. Esta figura aporta beneficios significativos en la empresa donde trabaja, entre los que destacan los siguientes:

  • Formación más efectiva: el seguimiento y optimización del aprendizaje hace que éste sea de más calidad y utilidad para los profesionales.
  • Nuevas ideas para la formación: el Learning Advisor conoce bien las necesidades de aprendizaje, gracias a ello la organización consigue propuestas valiosas para invertir en formación.
  • Mejora la marca personal: el profesional puede forjar la suya propia aplicando los conocimientos adquiridos.
  • Motivación de los profesionales: una formación dinámica e innovadora ayuda a que el proceso de aprendizaje sea atractivo para el empleado, impulsando así el employer branding de la empresa.

 

Del Learning Advisor al Chief Learning Officer

El Learning Advisor es un facilitador de formación continua y, a partir de él, ha surgido otro perfil conocido como Chief Learning Officer (CLO). Esta figura es un gestor formativo que se encarga de la organización educativa de una corporación. Desarrolla el proceso de aprendizaje de la empresa a todos los niveles, supervisando las líneas de conocimiento y manteniéndose al día sobre nuevas tecnologías para poder aplicarlas en su estrategia.

En su día a día, un CLO revisa todos los requisitos de capacitación de los empleados, con el fin de actualizarlos si es necesario para que se adecuen a nuevas necesidades. También está en contacto con el departamento de recursos humanos, para que los procesos de selección estén en sintonía con las estrategias de formación de la organización, así como participar en procesos internos. Otra función del Chief Learning Officer es la de estar conectado con empresas asociadas para así mantener la alineación con ellas en cuanto a políticas formativas.

 

Claves para el éxito de un CLO o Learning Advisor

Estos dos perfiles formativos tienen una importante responsabilidad dentro de una empresa, ya que influyen en el desarrollo de su talento. Por ello, resulta fundamental que tengan en cuenta varios aspectos importantes con el objetivo de que su labor sea lo más eficaz posible:

  • Conocer todas las áreas de la empresa: es importante ser consciente de la realidad y las necesidades de todas las parcelas de la organización, así como entender el negocio, para poder sugerir o implementar las acciones adecuadas.
  • Ser activo: un buen Learning Advisor o CLO debe hacerse notar innovando constantemente para detectar nuevas necesidades de formación y cómo darles respuesta.
  • Comunicar sus ideas de manera eficaz: de nada sirve encontrar fórmulas efectivas para la formación si no se saben transmitir correctamente a todos los niveles. Por ello es aconsejable disponer de una comunicación fluida con empleados y ejecutivos, tanto de forma personal como a través de herramientas digitales.
  • Crear una visión y misión para el aprendizaje y el desarrollo: esto es un gran paso para dar valor a la formación continua individual y colectiva dentro de la compañía y así conseguir que tenga un impacto en sus objetivos generales.

Según el estudio de Employer Brand Research de 2018 de Randstad, un 25% de los españoles valoran los planes de formación como uno de los criterios más importantes a la hora de elegir una empresa. En este sentido, las compañías están apostando por ayudar a sus empleados a adquirir nuevas habilidades técnicas para mejorar la efectividad de su aprendizaje.

Esto es una muestra de la relevancia de las tendencias formativas en los planes de las organizaciones. Esto ha originado que surjan oportunidades laborales para nuevos perfiles como Learning Advisor, Chief Learning Officer y otros similares que pueden ir apareciendo.