Tiempo de lectura: 3 minutos 

El sector sanitario se ha erigido como uno de los pilares clave para afrontar la reconstrucción de nuestro país tras el enorme impacto sufrido por la pandemia. El papel que ha jugado la sanidad española durante el punto más complicado de la crisis sanitaria ha sido fundamental para conseguir evitar un mayor golpe. Pero su actividad no cesa, y las profesiones life science evolucionan, teniendo la adaptación a la tecnología como mayor reto y a la vez, principal aliado para dar respuesta a la exigente realidad.

El peso del sector sanitario en el empleo de nuestro país es relevante. El volumen de contratación se situó en abril, el mes de mayor impacto de la crisis sanitaria, en 70.546 contratos, para reducirse un 24,5% en mayo, registrando 53.297 firmas. Pero al mes siguiente, el último del que disponemos datos según SEPE, se alcanzaron 84.199 contratos en el sector sanitario, un 58% más. Por su parte, y según datos del INE, las actividades sanitarias ocuparon durante el segundo trimestre en nuestro país a 1.159.700 profesionales, un 1,9% que los primeros tres meses del año.

La necesidad de replantear el modelo

El modelo sanitario actual empezaba a dar muestras de agotamiento ya antes de la irrupción de la pandemia. Según apunta Deloitte en el artículo "Las claves para la sanidad del futuro", esta situación se debe, no solo a la situación de crisis sanitaria que sufrimos actualmente, sino a aspectos estructurales, como la coyuntura económica, el envejecimiento demográfico, la cronificación de enfermedades, el problema de relevo generacional o el avance en nuevos tratamientos, circunstancias que inciden en el crecimiento del gasto sanitario y ponen en jaque el modelo actual, acelerando la necesidad de su transformación.

En este sentido y para conseguir un fortalecimiento de nuestro sector sanitario se debe realizar, según Deloitte, una transición a nuevos modelos de financiación de la sanidad y en la que será clave el desarrollo de plataformas de interoperabilidad de datos que con las tecnologías disruptivas permitirán convertir la información en conocimiento.

El objetivo de la digitalización sanitaria es optimizar esfuerzos, gracias a estas nuevas tecnologías que transformarán nuestros sistemas sanitarios para conseguir mejores resultados y una mayor prevención y atención temprana. De hecho, la incorporación de estas nuevas tecnologías traerá consigo la aparición de nuevas profesiones en el sector sanitario, relacionados, por ejemplo, con la investigación genómica, los fármacos inteligentes, la impresión en 3D, los desarrollos de realidad virtual para la atención en remoto, la robótica sanitaria o las mencionadas herramientas de inteligencia artificial o big data.

Toda esta situación no es ajena para los profesionales que forman Randstad Professionals. Contamos con consultores de selección especializados en el sector sanitario, conscientes del impacto generado por la crisis sanitaria, pero también de la influencia cada vez determinante de la tecnología en los perfiles de los profesionales y en las necesidades concretas de cada empresa.

¿Necesitas ayuda?