Tiempo de lectura: 5 minutos 

Como ya sabemos, uno de los factores clave a la hora de actuar frente al COVID-19 en el marco empresarial ha sido el teletrabajo, que ha ayudado a que muchas empresas pudiesen seguir a flote durante esta crisis. Muchas saldrán reforzadas, con mayor confianza en sus trabajadores y con nuevas prácticas organizativas y laborales que antes no conocían o no se atrevían a poner en marcha por temor a lo nuevo.

Pero lo que realmente ha hecho posible la supervivencia de muchas empresas ha sido la incorporación o asentamiento de las nuevas tecnologías. Hemos logrado naturalizar en nuestro día a día el uso de las videoconferencias con compañeros o managers, el trabajo de los equipos en remoto, etc. Sin este tipo de acciones no habría sido posible un teletrabajo completo y eficaz.

Una transformación real hacia un entorno de trabajo más digital y eficiente pasa por fomentar, entre otras cosas, el trabajo a través de nuevas plataformas tecnológicas, así como permanecer al día de todas las novedades que se produzcan en este ámbito o tener una relación con el cliente no solo presencial, sino también a través de internet. Pero, ¿están nuestros trabajadores realmente preparados para una digitalización completa?

¿Está el talento preparado para la digitalización?

Según el informe The Digital Economy and Society Index (DESI), que resume los indicadores más relevantes sobre el rendimiento a nivel digital de los estados miembros de la Unión Europa, España ocupa el puesto undécimo. Se encuentra, a su vez, por debajo de la media europea en algunos indicadores como el de la oferta de especialistas de las denominadas TIC (Tecnologías de la Información) o en las aptitudes digitales de los españoles.

Fomentar el aprendizaje continuo y promover una gestión eficaz del talento son claves para construir una auténtica organización digital. Estar al día en las nuevas tecnologías no solo puede suponer reinventarse para hacer frente a la competitividad del mercado con una nueva oferta de productos o servicios, sino que además puede aumentar el nivel de productividad y satisfacción de tus trabajadores.

Según el informe de El Futuro de Trabajo de Randstad Research “la digitalización y la globalización están cambiando rápidamente la demanda de habilidades y competencias laborales de los trabajadores”.

Esto es algo que, según el mismo informe y de manera consecuente está “contribuyendo al desajuste y escasez de habilidades que requieren inversiones en la formación de los empleados.” Para lograr la alineación entre la oferta y la demanda de habilidades, el informe recoge que se hace necesario un enfoque que pase por:

  • Comprender cómo los países recopilan y usan información sobre las necesidades de habilidades.
  • Investigar la formación rentable y las políticas del mercado laboral para abordar el desajuste y la escasez de habilidades
  • Estudiar los incentivos de los proveedores y participantes de la formación para responder a las cambiantes necesidades de habilidades
  • Establecer una base de datos de necesidades de habilidades.

Cuatro perfiles digitales que no pueden faltar en tu equipo

Apostar por la formación continua o lifelong learning y por la incorporación de perfiles digitales en tu empresa es algo imprescindible. ¿Sabes qué tipo de perfiles están en alza y son los más cotizados por las organizaciones en este sentido?

  • Ciberseguridad.

En un entorno digital, las amenazas resultan mucho más invisibles, y la magnitud de los ataques puede llegar a comprometer la propia estabilidad de la empresa. Mantener una estrategia sólida de ciberseguridad es imprescindible, y para ello es necesario contar con los profesionales más especializados.

  • Marketing y atención al cliente digital.

Uno de los sectores que tampoco se ha detenido durante la crisis sanitaria ha sido el del marketing digital y la atención al cliente. Aunque muchas empresas han llegado incluso a cerrar sus puertas temporalmente, la comunicación no se ha detenido para mantener la fidelidad del cliente y promover la transparencia. Los equipos de comunicación, marketing y atención al cliente se han convertido en un pilar fundamental tanto a la hora de favorecer el crecimiento de las organizaciones, como para afrontar crisis y preservar su reputación.

  • Desarrollo y programación.

Una empresa digital se sostiene sobre unos cimientos tecnológicos que deben ser construidos por un equipo informático especializado en desarrollo y programación. También son muy necesarios para mantener a flote toda la arquitectura digital y a la hora de desarrollar nuevos productos y líneas de negocio. ¿Necesitas talento especializado? En Randstad Technologies podemos ayudarte.

  • Análisis de datos.

Mantener el control de los resultados de tus acciones y de tus procesos es clave para conocer el éxito de tus iniciativas, estudiar posibles mejoras y detectar posibles errores. Además, el Big Data es una de las tecnologías más punteras que posibilitan la predicción de comportamientos, algo muy útil para detectar nichos de mercado, anticiparse a posibles picos de actividad y optimizar mucho mejor los recursos disponibles.

Apuesta por la formación

Incorporar planes formativos no solamente es un aliciente que permite mejorar el employer branding, al ofrecerle al talento opciones de crecimiento, también permite que los profesionales logren el nivel de especialización requerido para afrontar los retos de la transformación digital. Se convierte incluso en una herramienta que permite paliar el déficit de talento especializado.

En Randstad eLearning contamos con una gran oferta formativa con la que puede fomentar el desarrollo de tus profesionales, con una metodología digital y adaptada a las necesidades del mercado, totalmente personalizable y ajustable a la disponibilidad de los profesionales.

Los beneficios de la digitalización ya están más que comprobados en la mayoría de las organizaciones y sectores del entorno laboral, pero estos no se verán reflejados sin una consecuente gestión eficaz. Queda en manos de líderes y managers el lograr asentar una cultura adaptada a la era digital.

Apuesta por establecer una serie de objetivos y estrategias orientadas a este tipo de trabajadores y a esta nueva realidad, decántate por modelos organizativos redárquicos, divide el trabajo y optimiza los recursos que te ofrece la digitalización.

Valora las softskills de tus profesionales, su compromiso, creatividad y capacidad de aprendizaje, porque son las cualidades que garantizarán su perfecta adaptación a los nuevos escenarios digitales.

¡Prepárate para afrontar los nuevos retos! ¿Necesitas ayuda?